25 de enero de 2014

Canguelo

ERNANDO I era el hijo bastardo de Alfonso V de Aragón y I de Nápoles. Fue la voluntad de su padre que su hijo bastardo fuera el siguiente rey de Nápoles. Cuando murió Alfonso I de Nápoles el papa de por entonces declaró extinta la dinastía de Aragón haciendo que el reino fuera a parar a manos de la Iglesia Católica, sin embargo ese papa murió al poco tiempo y el siguiente papa reconoció a Fernando como legítimo rey de Nápoles.

Fernando I de Nápoles.
Corría el año 1493 cuando las tropas francesas del rey Carlos VIII de Francia se disponían a invadir lo que hoy conocemos como Italia con la finalidad de conquistar el Reino de Nápoles. El rey Fernando I de Nápoles reconoció la gravedad del tema y avisó a sus principes de la calamidad que iba a caer sobre ellos.

Alfonso II de Nápoles.
Fernando I murió en 1494, un 25 de enero como hoy. El mismo día coronaron a su primogénito, el que sería Alfonso II de Nápoles, primo de Fernando II de Aragón, el católico. A finales de 1494 los franceses entran en Italia y a principios del 1495 ya estaban muy cerca de Nápoles. Alfonso II de Nápoles estaba aterrado y abdicó después de un breve periodo de reinado a favor de su primogenito. Se retiró a un monastario con el canguelo encima y murió al poco tiempo.

Estas son las armas del reino de Nápoles con el collar de la Orden de la Jarretera:
Escudo cuartelado: 1º y 4º de oro, cuatro palos de gules; 2º y 3º terciado en palo: 1º fajado de gules y plata de ocho piezas, 2º de azur, sembrado de flores de lis de oro, en jefe lambel medieval de gules de tres pies, 3º de plata, cruz griega pontenzada de oro cantonada de cuatro cruces griegas de oro.
Escudo de Fernando I y Alfonso II de Nápoles. Escudo cuartelado: 1º y 4º de oro, cuatro palos de gules; 2º y 3º terciado en palo: 1º fajado de gules y plata de ocho piezas, 2º de azur, sembrado de flores de lis de oro, en jefe lambel medieval de gules de tres pies, 3º de plata, cruz griega pontenzada de oro cantonada de cuatro cruces griegas de oro.
Para dibujar este escudo primero he decidido usar una paleta de colores inusual en mis representaciones. Los tonos cromáticos para el oro y plata son más oscuros de lo habitual en mí. He escogido estos porque el escudo actual de la ciudad de Nápoles utiliza un tono muy oscuro para el oro en su representación oficial. Cualquier otra tonalidad válida también hubiera sido correcta.


A continuación he seleccionado una forma de escudo que me fuera bien para poner detrás el cinturón de la órden de la Jarretera. Seguidamente he dispuesto las áreas de trabajo, primero el cuartelado y en el segundo y tercerlo el terciado en palo.

A partir de aquí he empezado con el primer cuartel. He dispuesto los palos equidistantes entre ellos dejando un espacio igual al de ellos mismos. He repetido el proceso para el cuarto cuartel. Después he dibujado por orden de descripción el segundo cuartel, que dentro de él hay tres divisiones o áreas de dibujo diferenciadas. Primero el fajado de ocho piezas. La forma de diseñarlo es similar a los palos del primero, pero empezando por un esmalte y acabando con otro. El segundo tiene un sembrado de Francia, que es lo primero que he dibujado, y encima un lambel a modo de brisura. Finalmente he dispuesto la cruz de Jerusalem adaptándome al poco espacio que deja un terciado en palo dentro de un cuartelado. Veréis que la cruz está deformada y es que hay que recordar que la regla de la plenitud hay que seguirla. Para finalizar el escudo de armas he repetido estos pasos en el tercer cuartel. La guinda la pone la corona que timbra el escudo. Se trata de una corona real, indicativo de que esas armas son representativas de un rey.

Tanto Fernando I como su hijo Alfonso II fueron caballeros de la Orden de la Jarretera. Sus armas muestran en las armas de Aragón por una banda y por otra las de la dinastía Angevina con Hungría, Anjou y Jerusalem. La Señal Real es porque pertenecían al linaje de los Trastamara, los monarcas de aquel entonces de la Corona de Aragón. Fernando I era hijo de Alfonso V de Aragón. Las de Hungría por María de Hungría, reina consorte de Nápoles al estar casada con Carlos II de Nápoles, además de ser la abuela de Carlos I Roberto de Hungría. Los Anjou-Durazzo también fueron reyes de Nápoles y Jerusalem y sus armas aparecen en el segundo y tercer cuartel.

Entradas relacionadas
  1. Alfonso V de Aragón y I de Nápoles y el Toisón de Oro.
  2. Aragón-Sicilia.
  3. Escudo de Eduardo III de Inglaterra.
Ir a...

1 comentario:

  1. ¡Buenas! El escudo de Nápoles (en sus tantas variedades) es el más curioso que haya visto. ¡Nápoles no figura nunca! El único legítimamente napolitano seria el de los de Anjou, pero un escudo de rama cadeta para un reino me parece bastante mediocre. Y encima esas armas fueron muy a menudo dejadas de lado a favor de las de Jerusalén y Hungría, lo que resulta bastante absurdo: "Conquisto Nápoles (ni siquiera lo heredo) y agrego las armas de Jerusalén y de Hungría".
    En comparación, en escudo de Sicilia me parece estupendo: es un cuartelado de dos dinastías, pero gracias al cuartelado en aspas adquiere un carácter muy particular y el aspecto de un escudo propio de un reino y no descripitivo del origen de sus reyes. Bueno, en realidad son simples impresiones mías, expresadas tal vez con demasiada soltura. :-P

    ResponderEliminar

El comentario será bienvenido siempre y cuando respete las normas básicas de educación.