30 de octubre de 2014

Collar de la Orden de la Zambomba Inconclusa

AS más altas y distinguidas órdenes de caballerías incluyen, a nivel heráldico, una forma de diferenciarse del resto de seres humanos que no son dignos de pertenecer a tal insigne Orden. Los caballeros de tales órdenes, seguramente imbuidos por otros célebres caballeros, no dudarán en utilizar tal distintivo. Será motivo de orgullo y satisfacción de todo caballero utilizar semejante ornamento.

Os presento el fabuloso Collar de la Orden de la Zambomba Inconclusa:


¡El precio incluye una cruz acolada! aunque aquí no la he representado ¡Ooooooohhh!

Según la categoría a la que se haya accedido o logrado "el caballero" también pueden utilizar manto y coronel. ¡Con un par! ¿Dónde está el pundonor?

Os muestro algunos puntos de don Francesc Piferrer en su "Tratado de heráldica y Blasón adornado":



Sobre todo me gusta el punto 15.

Entradas relacionadas
  1. Cruces acoladas.
  2. Mal día.
  3. Leones de la heráldica nórdica.
Ir a...

5 comentarios:

  1. ¿Cuál es su nombre en latín, Ordo Interruptus? Quiero darle la razón, con alguna matiz por ser realista y consecuente con nuestra afición. Vano es lo vacío, y hay mucho de eso, pero ni aportan tanto ni todas están para eso.

    En las ordenes más altas y distinguidas, sus miembros de mas alta categoría acumulan títulos y alcurnia como para llevar manto y corona sin necesitar apuntarse a nada. Por ejemplo, ya que en el enlace se hace referencia a los lazaristas, el Gran Maestre ya era Grande de España.

    Las hay muy antiguas que han sido muy útiles cuando se las ha necesitado, para lo que les concedían privilegios. Hoy en día, muchas apenas aportan apariencia y otras aún intentan ser útiles. Títulos y nombres, ornamentos heráldicos, alguna preferencia en protocolo ...y lógicamente uniformes, hay que tener en cuenta que algunas son anteriores al Ejército como institución, y han destacado en la armas -aunque deberían evitar usar cierto tipo de codificaciones que lleven a confusión, por ley- o están ligadas al Ejército.

    No son más que eso. Nada, si viene vacío, como explica Piferrer. Tiene la importancia que le demos, poca en la mayoría de los casos. Lo mismo que descender de alguien de la nobleza no hace mejor a nadie, ni peor. Solo da conocer algunos antepasados y saber que hicieron algo meritorio, generalmente hace mucho. La mayoría de los que conozco ni siquiera renuevan el título y si lo hacen, por no perderlo para sus hijos, no lo usan. A nadie impresiona y por la mayoría ni está bien visto, si no "esse sseñor que ess ahora Pressidente del Gobierno" daría algo de bombo a su abolengo siendo como es, además, de los pocos idiotas que creen que el hombre, como el caballo, depende de su estirpe (no me lo invento). El auténtico poder ya no está ahí.

    La verdadera nobleza es una obligación más que un derecho, y lo que reporta es a cada persona por sus actos y no por su estirpe, como usted bien nos recuerda. Pertenecer a una gran orden es lo mismo, y por sí solo ya no impresiona a nadie con un poco de cultura.

    Respecto a otras ordenes menores y similares, mientras no llamen a confusión, pasa lo mismo pero con aún menos importancia. Las que sobreviven, con las filas exiguas, apenas son tradiciones y vestigios históricos, casi museos. Algunas son bastante discretas, por ejemplo recuerdo que la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza -que tiene raíces en el siglo XII y se destacó en varias guerras- tiene derecho a un uniforme y demás que no sé si aún se usa, porque ni en ceremonias privadas se deja ver. Se hace notar tan poco que hubo que sacar un libro para los curiosos y para memoria de la ciudad, y eso que usted conocerá el nombre de al menos un miembro, por su relación con nuestra afición.

    Otras, que si merecen la ironía que usted les dedica, son poco más que oropel. Apenas sobrepasan la categoría de grupo de recreación. No tienen casi trascendencia heráldica. Peor para ellos, que se lo gasten en lo que quieran.

    ResponderEliminar
  2. Se parece al de la O. De Carlos III (El collar, quiero decir). Estoy seguro de que llegarian a confundirse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, se parece al de Carlos III. Utilicé el que tenía ya hecho de Carlos III y le cambié el III por la zambomba y algunos retoques más.

      Eliminar
  3. Se me ocurre un blasón al que no le quedaría mal tal collar, acolado.

    Escudo ovalado, de plata. Un puño acostado, de sable, surmontado de un roquete y acompañado en punta de un roquete ranversado, de lo mismo; brochante sobre el todo una cotiza de gules. Filiera de gules.

    ResponderEliminar

El comentario será bienvenido siempre y cuando respete las normas básicas de educación.