5 de mayo de 2015

Conceptos básicos

N día como el de hoy, un 5 de mayo, pero de 1890, en España se promulgó la ley de Sufragio Universal. Curiosamente Japón hizo lo mismo el mismo día treinta y cinco años después. Recordad que el sufragio universal permite el voto a todas las personas independientemente del sexo, raza, condición social o creencias. El tema es que la ley de Sufragio Universal española de 1890 solo era para los varones. Así que realmente no era un sufragio universal tal y como yo lo entiendo.

Gironado curvilíneo de oro y gules.
Evidentemente que no todos vemos las cosas iguales. No todos entendemos todo por igual. Por ejemplo y sobre el concepto de independencia. Hubo quien creía que la unión de España al imperio de Napoleón era lo mejor, otros quienes creían que la independencia de España era mejor que depender de París. Sobre Catalunya lo mismo, hay quien cree que su independencia del Reino de España sería mejor y otros que sería peor.

Escudo de los Quintana según un llavero sobre el apellido Quintana.
Hoy vengo a hablar de conceptos y creencias que tiene mucha gente al plantear un escudo nuevo. Muchos vienen de aquella creencia de que un apellido tiene un escudo. Se ha explicado en este plúmbeo blog mil veces que eso no es cierto.

Faena tiene el menda para explicar a quien me pregunta sobre el asunto. Ya hizo bien en su día el amigo José Juan Carrión de redactar una plantilla para contestar este tema recurrente. Los escudos existentes de apellidos son para los descendientes de alguien de aquel linaje que adoptó o le concedieron esas armas. Para nadie más aunque el nombre del apellido sea coincidente.

Escudo de armas de Florencio Hernández Alcón.
Sin pruebas genealógicas lo mejor es adoptar un escudo nuevo. Es un tema recurrente que cuando piden el escudo lo primero en lo que piensen es en representar varios de sus apellidos.

Escudo de Catalina de Aragón.
Supongo que el origen de su idea deben ser la gran cantidad de escudos, sobre todo de hace unos pocos siglos, en los que se abusaba de la repartición para representar a varios linajes en un mismo escudo. Incluso me han llegado a pedir un escudo de armas con cuatro cuarteles, uno para cada apellido de un hombre y de una mujer que iban a enlazarse en matrimonio.

Armas del rey de Francia, cuando los había.
La idea es que un escudo de armas es un símbolo personal. La tradición dice que el hombre lleva las armas de su linaje y que la mujer llevará las armas de su marido partidas con la del linaje de su padre.

Armas de una reina de Francia de la casa Saboya.
Recordad una entrada sobre una partición extraña, el medio dimidiado. Evidentemente que esa partición puede ser dimidiada entera o partida mostrando la totalidad de las armas en cada cuartel. En resumen. El escudo de armas como símbolo personal no puede ser el mismo para la mujer o el hombre según la tradición heráldica.

Escudo del Solar de Tejada.
El concepto de emblema corporativo o grupal también existe, pero no creo que se pueda aplicar en estos casos donde se persigue un ornamento que colgar en una pared más que un símbolo personal.

Escudo de armas de J.M. Palau.
Mi consejo es que si se quiere tener un escudo de armas primero hay que saber un poquito de heráldica. Los conceptos básicos. A partir de ahí adoptar un escudo nuevo y confirmar mediante un heraldista experto que es correcto o directamente delegar a un experto la confección consensuada de un nuevo escudo de armas. Esa es la forma más apropiada, creo yo, de usar la ciencia del blasón como emblema personal.

Entradas relacionadas
  1. Pautas para plantear un escudo de armas nuevo.
  2. Pasos a seguir para representar un escudo de armas.
  3. El fraude heráldico (II).
Ir a...

7 comentarios:

  1. ...y por más que lo repitas te seguirá llegando gente diciendo "hazme el escudo, mi apellido es tal". Hace unos años hacía escudos para algo ambientado en el Medievo. Agradecía cuando alguien me daba una descripción, aunque no fuera glosada a la manera heráldica, pero muchos querían un escudo y no tenían ni idea de qué querían dentro. Esto puede ser un quebradero de cabeza, porque esperan algo a su gusto sin dar pistas de cuál es eso: su gusto. Imagino que tú y alguno de tus muchos lectores saben perfectamente lo que digo.

    Acabé por desarrollar un sistema, que resumido era darles a elegir un color y un metal, y que me dijeran si podían un mueble o pieza que les gustara, o un tema sencillo. No pienses en un escudo, les decía, sino cómo te gustaría verte con una sobreveste de tus colores. Esto les ayudaba a hacerse una idea sencilla, potente, en vez de un confuso historial. Para estos también ayuda tener una especie de catálogo, con escudos posibles basados en ideas que te hayan gustado. Si suena la flauta eligen uno que les haya entrado por los ojos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es lo básico. Encontrar una combinación de esmaltes que agrade y a partir de ahí encontrar la carga deseada. Parece fácil, ¿verdad?.

      Eliminar
    2. Debería de serlo, pero hay a quien le cuesta decidirse. Ni que fuera un tatuaje.

      Dices "Mi consejo es que si se quiere tener un escudo de armas primero hay que saber un poquito de heráldica." Hice, para el foro del asunto, un pequeño manual de heráldica española -que si mal no recuerdo tenía algún error- en el que resaltaba sobre todo temas regionales -esas cosas que ves en algunos escudos que te hacen pensar que debe ser de una parte o de otra- porque es algo que pedían mucho y, claro, muchos no salían de pedir leones, castillos o bastones, como si fueran de la realeza.

      Eliminar
  2. Escudo de Juan JosE Morales y Castillo, disen~ado por el propio:
    Escudo espan~ol: terciado en perla de oro, azur y gules
    Cimera: sobre yelmo de su color brazo vestido de los esmaltes, del cual salen lambrequines de azur y oro a la diestra y gules y oro a la siniestra, la mano sosteniendo lApiz en banda, rollo de papel en palo y pincel en barra, todo de su color
    Lema: SCHONHEIT IST WAHRHEIT
    Este escudo simboliza mi vocaciOn de artista:
    tres colores bAsicos
    cuatro lIneas bAsicas--de ahI el escudo espan~ol
    los instrumentos del artista:
    cabeza=yelmo
    vista=visor
    mano, lApiz, papel y brocha
    lema:
    el verso de Keats: BEAUTY IS TRUTH=LA BELLEZA ES VERDAD
    en alemAn hace una linda rima

    ResponderEliminar
  3. Mis armas personales, son las que siguen:

    ARMAS: De oro, seis flores de lis en orla, cinco de gules y la del jefe de azur.

    CIMERA: Un burulete de azur, gules y oro, el burulete sumado de una corona antigua de oro, la corona sumada de un zorro rojo naciente de su color, coronado de oro, agarrando con su garra diestra una espada de oro y con su garra siniestra un rayo de oro.

    LEMA: "Vade Plvs Vltra" (Ve más allá).

    GRITO DE GUERRA: "Vincere Avt Mori" (Vencer o morir).

    ResponderEliminar
  4. Muy buen artículo y me incluyo entre las personas que creen (pero ahora puedo decir que creía) que un escudo se define por el apellido. Quisiera saber si pudiera pedir tu ayuda para detallar un escudo de armas que utilizó mi tatarabuelo (quien fuese general). Excelente artículo.

    ResponderEliminar
  5. Vuelvo a leer el artículo, y me acuerdo de cómo las mujeres llegaron a votar -no soy tan viejo, lo leí- tras el triste debate en las Cortes Constituyentes entre Clara Campoamor, centrista, que defendía el sufragio universal y Victoria Kent, socialista radical, que defendía la postura contraria.

    En ese momento las mujeres podían ser elegidas, pero no votar, y ellas eran las dos únicas - Margarita Nelken, socialista obrerista se incorporó después- además de ser las dos primeras abogadas colegiadas en Madrid. La incómoda posición de Kent vino fundamentada en la errónea creencia de que la Iglesia influiría decisiva y negativamente en las mujeres.

    Campoamor, que se había hecho a sí misma, tenía más fe en las de su género. Defendió muy bien la propuesta y fue considerada ganadora del debate. Fue el 1 de octubre de 1931. La votación fue muy ajustada, 188 se ausentaron, 121 votaron en contra y 161 a favor. Aún intentó Kent, dos meses después, retrasar el voto femenino mediante una disposición que se rechazó por 131 contra 127.

    En el 33 ganó sin mayoría absoluta una derecha que se unió para las elecciones, mientras la izquierda de desunió, y amedrentó a buena pare de la población con errores propios -este mismo debate no fue el peor- mientras los anarquistas pedían la abstención. Las mujeres dependían de la Iglesia tanto o tan poco como los hombres, como se demostró en el 36.

    Irónicamente Campoamor perdió su escaño en el 33, también Kent, pero no Nelken que también era contraria a que las mujeres votaran.

    ResponderEliminar

El comentario será bienvenido siempre y cuando respete las normas básicas de educación.