4 de diciembre de 2015

Coronas murales portuguesas

N en Reino de España la competencia referente a la heráldica cívica municipal recae sobre las comunidades autónomas. He comentado varias veces que el sistema que utilizan la mayoría de comunidades autónomas, aquella de timbrarlo todo con corona real, no me agrada. 

Corona real.
Encuentro más lógico que el timbre aporte alguna información y no sea un mero ornamento puesto encima del escudo. Y no es una opinión original mía. El último cronistas de armas del Reino de España, don Vicente de Cadenas así como el maestro Armand de Fluvià, también opinan lo mismo. Personalmente me gusta más el sistema utilizado en Catalunya donde se hace uso de la corona mural correspondiente que nos indica a groso modo el número de habitantes:

Pueblo.

Villa.
Ciudad.
Se utiliza genéricamente excepto aquellos municipios que eran el centro de algún título o señorío:

Realengo.
Principado.
Ducado.
Marquesado.
Condado.
Vizcondado.
Baronía.
La reglamentación para timbrar escudos cívicos a Catalunya me parece de los más acertado. No es el único lugar en utilizar por sistema coronas murales, ni mucho menos. Hoy os vengo a mostrar el sistema portugués de timbrar los escudos.

Portugal tiene una ley de 1991 que regula los timbres a utilizar en la heráldica cívica. Es una ley derivada de otra de 1930.
1. A coroa é mural nas armas das autarquias locais e cívica nas armas das pessoas colectivas de utilidade pública administrativa.
2. A coroa mural obedece às características seguintes:
1. Para as regiões administrativas, é de ouro, com cinco torres aparentes, tendo entre estas escudetes de azul, carregados de cinco besantes de prata;
2. Para a cidade de Lisboa, por ser a capital do País, é de ouro com cinco torres aparentes;
3. Para os municípios com sede em cidade é de prata com cinco torres aparentes;
4. Para os municípios com sede em vila é prata com quatro torres aparentes;
5. Para as freguesias com sede em vila é de prata com quatro torres aparentes, sendo a primeira e a quarta mais pequenas que as restantes;
6. Para as freguesias com sede em povoação simples é de prata com três torres aparentes;
7. Para as vilas que não são sede de autarquia é de prata com quatro torres aparentes, todas de pequena dimensão.
3. A coroa cívica é formada ...
Brasil adopta el mismo sistema que Portugal.
  • Corona mural de pueblo en Portugal y Brasil:
Corona mural portuguesa para pueblos.
Toda de plata, con cuatro torres, tres de ellas visibles.
  • Corona de villa en Portugal y Brasil:
Corona mural portuguesa para villas.
Toda de plata, con seis torres, cuatro de ellas vistas.
  • Corona mural de ciudad en Portugal y Brasil:
Corona mural portuguesa para ciudades.
Toda de plata, con ocho torres, cinco de ellas visibles.
  • Corona mural de capital en Portugal y Brasil:
Corona mural portuguesa de capital.
Es como la corona de ciudad, pero de oro.

La diferencia entre las coronas murales utilizadas en Portugal y Brasil difieren en cuanto al nivel de mazonado y tamaño de las torres pero la descripción de las coronas es la misma. No va mal recordar aquello de que la heráldica también es un arte. Diferentes diseños para la misma descripción. Un diseño es válido si concuerda con su descripción textual.

Entradas relacionadas
  1. Coronas murales (I).
  2. Coronas murales (II).
  3. Uso abusivo de la corona real.
Ir a...

1 comentario:

  1. El espíritu de esta colección de coronas murales me gusta más. Clasificar simplemente por cantidad de población me parece depender de algo mudable, que no responde al verdadero peso que pueda tener una localidad, histórico o administrativo.

    Hace no mucho, en un sito de historia hablábamos de Tarazona. Alguno hubo de la misma que incluso se sorprendía de que fuera ciudad, dada su escasa población actual. Casi nada, con un origen prerromano y legendario. Centro judicial, administrativo, episcopal, económico, estratégico y cultural durante siglos. Lugar de numerosos hechos históricos y con un patrimonio que poco podría envidiar a ninguna otra ciudad. Todo rebajado y resumido en cuánta es su población actual.

    Vale que no es ejemplo para ilustrar concretamente la corona de Tarazona, que bien ganada se tiene la real abierta, pero la anécdota sí puede ilustrar lo injusto que podría ser fijarse solo en el número de... humanos.

    ResponderEliminar

El comentario será bienvenido siempre y cuando respete las normas básicas de educación.