20 de octubre de 2017

Mirlo

ACE tiempo que no publico nada. No es por desgana, es por falta de tiempo. Hoy publicaré algo aunque escueto. Esta vez voy a aburriros con una figura natural, un ave. Hoy veremos a un mirlo en heráldica.

Turdus merula. Imagen hospedada en Wikimedia Commons.
El mirlo (CAT merla; DEU amsel; ENG blackbird; FRA merle; ITA merlo; NED merel; POR melro; SVE koltrast) es un ave europea que aparece en el norte de África y parte de Asia. Posteriormente fue introducida en otros lares. Este pájaro presenta dimorfismo sexual. El macho luce plumaje negro y la hembra un plumaje marrón de diferentes tonalidades. En heráldica se representará con el esmalte que nos digan en el blasón, que suele ser el sable. Este pájaro tiene un aro en el ojo del mismo color del pico que es de un amarillo intenso tirando a naranja. No es difícil ver un mirlo blasonado de sable con detalles en gules:
De sable, un mirlo de sable encencido y picado de gules.
De oro, un mirlo de sable picado y encendido de gules.
Esta figura suele aparecer en escudos parlantes como en el caso del municipio catalán de Santa Maria de Merlès que muestra una banda con tres mirlos de sable. Otras veces no es así, como en el caso del escudo del municipio andaluz de Benalauría, donde aparece un mirlo en el cuarto cuartel.

Existe una curiosa historia sobre este pajarito. Ni más ni menos que el demonio adoptó la forma de este animal para intentar que San Benito cayera en el más gustoso de los placeres, inculcando el deseo carnal hacia una mujer que él conocía. Pobrecito, el demonio no lo consiguió. Pobrecito San Benito, claro, que fue quien se perdió la grata experiencia (siempre y cuando tenga el consentimiento y beneplácito de la mujer, evidentemente).

Entradas relacionadas
  1. Perdiz.
  2. Merleta.
  3. Capirotado y avesado.
Ir a...

4 comentarios:

  1. De oro, un mirlo de sable encendido y picado de gules.

    ResponderEliminar
  2. Ya estaba preocupado. ¡Gracias por volver!

    ResponderEliminar
  3. Es mi rutina hace dos años la de almorzar en mí trabajo y leer tu blog... hace tiempo que eran tristes mis almuerzos.

    Vuelva!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sebastián. Me remito a la célebre frase de Terminator, pero no por ahora. Quizá de aquí poco pueda aumentar poco a poco el ritmo.

      Eliminar

El comentario será bienvenido siempre y cuando respete las normas básicas de educación.