Mostrando entradas con la etiqueta Carlos III. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Carlos III. Mostrar todas las entradas

6 de mayo de 2014

Fernando VII

COSTUMBRADOS a que aquello de la sucesión del rey se produce cuando este muere, después se repone la monarquía con otro rey. Acostumbrados a que esto sea así en los cuentos, películas Disney, incluso la mayoría de las veces en la vida real, pero no siempre ha sido así.

Fernando VII "el anticonstitucional".
Fernando VII reinó en España por primera vez a partir de 19 de marzo de 1808. El reinado le duró poco. ¡Duró menos de dos meses!. Un 6 de mayo como el de hoy se le acabó el chollo. Al poco tiempo impusieron a otro rey. Vino de París. No se si vino en caballo o en cigüeña como los bebés. Fue José I, el hermano mayor de Napoleón Bonaparte. 
Pepe "Botella".
Cinco años más tarde, al llamado como a la alcadesa puesta a dedo de Madrid y como un confeccionador de vestidos de novia, tuvo que salir por patas hacia su querida Francia, eso sí, bien equipado con las joyas de la corona. El saqueador fue pillado en Vitoria y se escapó, pero sin su valioso paquete. Después volvieron a reponer de nuevo a Fernando VII, el cual se encargó de involucionar cualquier progreso social derogando la obra de las Cortes de Cádiz y reponiendo la monarquía absolutista Dei Gratia. ¿Qué dirían  de un personaje tan anti-constitucional la Razón, el Mundo y ABC?

El escudo de armas de Fernando VII fue el mismo que utilizaron los monarcas españoles entre 1761 y 1931 excepto algunos años:

Armas de Fernando VII, armas reales españolas entre 1761 y 1931 excepto (1868 y 1874).
Si queréis la extensa descripción de este recargado escudo recordar la entrada donde presenté ese escudo en su forma de escudo raso. A diferencia de la última vez esta representación va timbrada con una corona real y además lleva los collares de las órdenes del Toisón de Oro y de Carlos III.

Entradas relacionadas
  1. Escudo raso de Alfonso XIII.
  2. Escudo de Juan Carlos I.
  3. Escudo de Eduardo III de Inglaterra.
Ir a...

21 de abril de 2014

Adolfo Suárez

EGURO que os enterasteis en su día si es que no teníais la cabeza bajo tierra. Las noticias no paraban de hablar de ello y es que después del anuncio del hijo del expresidente Adolfo Suárez de que a su padre le quedaban horas de vida, la locomotora de los medios de comunicación puso rumbo al centro de esa noticia. Información casi en directo del estado de la situación, capilla ardiente, políticos haciéndose la foto, familiares afligidos, entierro en la catedral de Ávila, etc. Retomo el blog después de este breve descanso con las armas del presidente Adolfo Suárez, el que fue el primer duque de Suárez.


Comenté que el que para mi ha sido el mejor presiente del estado español de la historia reciente le habían concedido el título de duque de Suárez. En 1981, en reconocimiento por su labor durante la transición hacia la democracia, el rey Juan Carlos le concedió el título. El título venía con Grandeza de España.

Con el título también adoptó armas. Mediante genealogía no se podía demostrar que su linaje posesía un escudo de armas, ya que la línea agnaticia por parte de padre se acaba pronto al ser uno de sus ancestros hijo de padre desconocido. Aún así se concibió uno basado en otros Suárez, aunque eso heráldicamente es un despropósito.

Con la inestimable ayuda del maestro Sampedro os puedo mostrar el blasón. Según la obra de Fernando González Doria Diccionario heráldico y nobiliario de los reinos de España, el escudo de armas es:
En oro, dos torres de piedra, puestas en faja sobre una terrasa de sinople, y saliendo de cada torre, un águila volante, de sable; las dos águilas, afrontadas.
Escudo de armas de Adolfo Suárez.  En oro, dos torres de piedra, puestas en faja sobre una terrasa de sinople, y saliendo de cada torre, un águila volante, de sable; las dos águilas, afrontadas.
El escudo en sí no me gusta nada. Eso de las torres de piedra lo encuentro muy desafortunado, más que basar las armas en otros Suárez. Recordar que los esmaltes son siete y el "piedra" no es ninguno de ellos, ni siquiera de los llamados esmaltes secundarios o manchas heráldicas. Tampoco me gustan los escudos con terrazas, pero bueno. Podrían haber escogido unas torres de sable, gules, azur, sinople... y obviar la terraza. Para la confección de este escudo solo he ido siguiendo el blasón. He puesto las torres reservando un espacio para las águilas volando y ya está.

El escudo va timbrado con corona de duque, ya que él era el primer duque de Suárez. Además lleva los collares de las órdenes del Toisón de Oro y el de Carlos III. En 2007 le concedieron el Toisón de Oro y a título póstumo el Carlos III. El título de duque de Suárez va acompañado con Grandeza de España, de ahí el manto con la corona de Grande de España pueda representarse con sus armas.

Entradas relacionadas
  1. Marqués de los jardines de Aranjuez.
  2. Conde del Montseny.
  3. Marqués de Oró.
Ir a...

27 de marzo de 2014

Orden de Carlos III

READA a semejanza de otras ordenes militares la orden de Carlos III, formalmente la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III, fue creada en 1771 por Carlos III como una orden de caballería para distinguir a aquellos que hubieran destacado por sus acciones en benificio de España y la corona. En 1847 se convirtió en una orden civil y es la mayor condecoración civil que puede ser otorgada en el Reino de España.



Ante el reciente fallecimiento del ex-presidente de España Adolfo Suárez, para mi y hasta el momento mucho mejor que sus sucesores, el rey Juan Carlos impuso el collar de la Real Orden de Carlos III a título póstumo. Esto se produjo después de que el consejo de ministros concediera la orden de Carlos III a Adolfo Suárez tal y como hicieron en 2008 con Calvo Sotelo.

A nivel heráldico esta condecoración conlleva la posibilidad de acolar al escudo el collar de la Orden de Carlos III. Esta es la descripción del collar:
El collar estará formado por la sucesión de piezas o eslabones siguiente: la cifra de oro del monarca que da nombre a la Real Orden, orlada de palma y laurel de oro, esmaltados en verde y rojo; seguida, a ambos lados, por dos leones rampantes de oro vueltos hacia la cifra, seguidos cada uno por un castillo, también de oro, al que sucede un trofeo de guerra, compuesto por un casco de caballero de oro y dos banderas en aspa, la puesta en banda de oro, esmaltada en rojo, acompañada de un basto de oro, y la puesta en barra esmaltada en azul, acompañada por un haz de líctor de oro, todo orlado de hojas de laurel esmaltadas en verde. A esta secuencia seguirá otra de castillo, león, cifra, león, castillo, trofeo, hasta completar el total de eslabones que forman el collar, que será de 41. De la de la cifra, que figurará como central, penderá la venera de la Orden, mediante dos cadenillas de oro. La venera es una cruz de oro, formada por cuatro brazos iguales, simétricos dos a dos, rematados por ocho esferas de oro, cuyo centro o llama será de esmalte azul añil, contornado por una franja de esmalte blanco. En cada entrebrazo figurará una flor de lis de oro pulido. En el anverso, en exergo, sobrepuesto un óvalo de oro, orlado de esmalte azul, en cuyo centro llevará la imagen de la Purísima Concepción en sus esmaltes. En el reverso, llevará, en exergo, un óvalo en cuyo centro, esmaltado en azul, con la cifra de Carlos III de oro, orlada con la leyenda «VIRTUTI ET MÉRITO» de oro, sobre esmalte blanco. Esta cruz irá coronada por dos ramas de laurel de oro, anudadas por un lazo de esmalte azul. Sus dimensiones máximas son de 50 milímetros de ancho por 75 milímetros de alto, incluida la corona de laurel.
Y esta una posible representación:

Collar de la Orden de Carlos III.
Para el diseño he repetido cuatro veces la combinación de la cifra III, el león rampante, el castillo, el trofeo, castillo, león y cifra de nuevo hasta formar un círculo. Debajo he puesto la venera y me he fijado en diseños existentes a partir de fotos del propio collar que podemos ver todos gracias a esta maravilla de internet. La descripción de la venera habla de un lema y tal, pero a nivel de diseño, es tan pequeño que no se aprecia, por tanto prefiero no hacerlo y que resulte una imagen limpia.

Entradas relacionadas
  1. El Toisón de Oro.
  2. La Orden de la Jarretera.
  3. Las cruces de las órdenes en los escudos.
Ir a...