Mostrando entradas con la etiqueta el Cid. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta el Cid. Mostrar todas las entradas

18 de abril de 2016

El Cid, de nuevo

STE plúmbeo blog perdería mucho sentido si no tuviera lectores. La interacción con algunos de vosotros me ayuda a continuar y no dejar el blog aquí, en stand-by. En la primera entrada sobre la heráldica imaginaria del Cid apareció un nuevo comentario:
Carmen Campidoctoris (hacia 1090)

XXIX
Y porta en su brazo izquierdo un escudo,
que estaba ornado totalmente en oro,
llevaba un dragón pintado de modo
maravilloso.

XXIX
Clipeum gestat brachio sinistro,
qui totus erat figuratus auro,
in quo depictus ferus erat draco
lucido modo.
Lo escribió el usuario "French Professeur". Primero la traducción al castellano y después el original en latín. Menciona que es de Carmen Campidoctoris y una fecha. Carmen Campidoctoris, también llamado Poema latino del Cid, escrito a finales del siglo XI o finales del siglo XII, no está claro. Es un poema en latín sobre el Cid escrito en el monasterio de Ripoll, en aquel entonces en el condado de Besalú, aunque poco antes de su fusión con el condado de Girona, ahora Catalunya. El autor es anónimo pero se cree que era eclesiástico. 

Primeras líneas del Carmen Campidoctoris.
El poema redacta varios errores históricos fruto, seguramente, del desconocimiento total de las hazañas del Cid probablemente debido a la distancia de dónde ocurrieron hasta el lugar de redacción en Catalunya donde las historias podrían llegar alteradas. La predilección de los escenarios propios de la Corona de Aragón, así como el emblema que utiliza el caballero hacen pensar que el autor no podia ser de otro lugar que no sea alguno de la Corona de Aragón. Tal y como dice el texto, aquí se explican otras armas para el Cid.

Pero esas armas hablan de un escudo en su totalidad de oro. ¿Quizá sea un campo de oro con un dragón también de oro? A falta de más pruebas, propongo tres posibles resultados, entre otros muchos:
De oro, una sombra de dragón.
De oro, una sombra de dragón.
De oro, un de dragón de sinople.
De oro, un dragón de sinople.
De oro, un dragón de gules.
De oro, un dragón de gules.
El único que cuadra exactamente con la descripción es el de la sombra de dragón. Pero la sombra es más que una rareza, es una extravagancia, una anécdota. Lo normal es cumplir con la primera regla de la heráldica. Si el campo es de metal, el dragón debería ser de color y a mi me parecería más propio de la heráldica la segunda o tercera propuesta aquí arriba representadas.

Carmen es la santa patrona de los Transformers, en concreto de los Autobots, los hombres coche, en inglés car-men.

Autobots.
Pero en este caso carmen significa poema o canción. Campidoctoris deberemos traducirlo como campeador, nombre por el cual se conocía anteriormente al Cid. De hecho, el nombre de Cid no aparece en el poema. Algunos creen que el poema se escribió para enaltecer a María Díaz de Vivar, segunda hija de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, ante la unión con Ramón Berenguer III, el conde de Barcelona, Girona, Osona, Belasú, Provença, etc.

Entradas relacionadas
  1. El Cid.
  2. Ruy, el pequeño Cid.
  3. El escudo de Arcalaus.
Ir a...

18 de junio de 2015

Ruy, "el pequeño Cid"

ECUERDOS de infancia, ¡qué bonitos que son!. Sobretodo porque era una época donde tu gran problema era haber perdido la peonza. Sin historias como las hipotecas, sin tener que preocuparte por la declaración de la renta. ¡Qué época más bonita!.

Armas imaginarias del Cid campeador según Francisco Piferrer.
A partir de la entrada donde os mostré el escudo imaginario del Cid campeador, don Jorge Hernández, me recuerda una serie animada de televisión emitida durante la década de 1980. La serie era: Ruy, el pequeño Cid. La historia narra la infacia de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid campeador.

El padre de Ruy.
En la serie puede verse al padre luciendo un escudo de armas en el pecho.

El padre de Ruy.
Escudo que también luce en su pecho pero que lamentablemente los dibujantes no plasmaron en su arma defensiva.

Ruy, el pequeño Cid.
Ruy, el hijo de su padre, hereda las armas de su linaje. Este es el escudo que ambos lucen:
De gules, una bordura de oro.
Escudo de Ruy, el pequeño Cid. De gules, una bordura de oro.
Que sirva de muestra de herencia de las armas entre miembros del mismo linaje. ¡Y ya van dos escudos de armas ficticios para Rodrigo Díaz de Vivar o el Cid campeador.

Entradas relacionadas
  1. El Cid campeador.
  2. Ataúlfo, el primer rey godo de España.
  3. Astérix en Hispania.
Ir a...

20 de mayo de 2015

El Cid

ABALLEROS de lo más mediáticos. Hemos tratado aquí a caballeros muy mediáticos de la literatura caballeresca hispánica. Miguel de Cervantes, en su archiconocida obra el Quijote, describe unos pocos escudos de armas y creo que en este plúmbeo blog los hemos visto casi todos. Conocida obra medieval de caballería fue también Amadís de Gaula y alguna de su heráldica también se ha tratado aquí.


Hoy os mostraré las armas de otro muy conocido. Además, a diferencia de los anteriores, este es real. Existío en la vida real y no solo en la ficción. Hoy os mostraré las armas de Rodrigo Díaz de Vivar, también o más conocido como: el el Cid Campeador, caballero legendario de la reconquista. Aunque nunca he entendido o comprendido bien porqué se le llama reconquista, yo diría más bien la conquista cristiana, que ya me parece bien desde mi punto de vista cultural.

Se hizo mención en este plúmbeo blog a este personaje, pero fue para mostrar las armas del conde don Pedro. Hoy veremos las suyas según Francisco Piferrer:
De oro, una banda de sinople cargada de otra más estrecha de gules fileteada de oro.
Escudo de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador. De oro, una banda de sinople cargada de otra más estrecha de gules fileteada de oro.
Aunque el personaje es real su existencia en este mundo terrenal es brevemente anterior a la aparición de la heráldica. Por tanto no cabe más que pensar que son armas imaginarias.

Entradas relacionadas
  1. El Cid, de nuevo.
  2. Ruy, el pequeño Cid.
  3. El conde don Pedro.
  4. Heráldica en el Quijote.
Ir a...