13 de septiembre de 2012

Cuenta de resultados

STANDO un día en el cine, con buena compañía, un buen vaso de palomitas y una Coca-Cola aguada aparecieron los llamados tráilers o avances de próximos estrenos. Con un extraño entusiasmo me quedé al ver una película nueva anunciada. La historia, trama y espectacularidad del avance prometían una buena película. Pasó el tiempo hasta que un día paseando le eche un ojo a la cartelera del cine del barrio. Estaba allí, en cartelera, es aquella película del avance que me entusiasmó. Realizados los preparativos visitemos de nuevo el cine con la promesa de ver un buen espectáculo. Lo mejor de la película fue el avance, todas las pocas escenas de espectacularidad se hallaban allí reproducidas y la película me dejó un muy mal sabor de boca. Fue muy decepcionante.

Hace poco me pasó algo similar con la lista de blogs sugeridos que podéis ver a la barra lateral derecha (siniestra si fuera un escudo de armas). Por si no lo sabéis, la lista sale ordenada por fecha de publicación, siendo el primer enlace el que ha realizado la publicación más reciente y el último el que hace más tiempo que no escribe nada. 


Días atrás entré en mi blog y vi por sorpresa el avance. El Blog de Heráldica del amigo José Juan emergía del fondo de la lista situándose en cabeza. Estaba más emocionado que cuando Alonso delantó a Schumacher en Suzuka en 2005. Realizadas las tareas que tenía en cabeza, fui raudo y veloz, aunque menos que el asturiano, a la lista de blogs. Había visto el avance y ya tenía hambre de lectura. Presioné el botón del ratón, lo que se llama hacer un clic, en el enlace para abrir la nueva entrada titulada CUENTA DE RESULTADOS.

Con gran pavor leí el final de un gran blog. Fue como la película, me dejó un muy mal sabor de boca. Yo esperaba otra cosa. La entrada es todo un terremoto que agita esta tierra heráldica. Como todo buen terremoto generó réplicas. Varios blogs han publicado la noticia y le han deseado lo mejor, le han propuesto de todo y le han agradecido los años de dedicación. Y dicho de paso, se lo ha merecido.

Un escudo de armas tiene nueve zonas y dos puntos. Yo no soy un escudo de armas, pero también tengo zonas y puntos. Como el escudo, al menos tengo dos puntos. Uno en la oreja con forma de lunar y otro punto el punto de vista. Esta entrada es escrita desde mi punto de vista y no uno cualquiera no, el punto de vista egoísta. 

Escudo de armas de Don José Juan Carrión.
En esta réplica del nefasto terremoto no se te va a agradecer nada JJ. Esta entrada es para decir que lamenté haber leído tu última obra. Prefiero y de mucho la penúltima entrada. Por haberme hecho pasar el mal rato, la siguiente ronda de cervezas la deberías pagar tu. Cagontó.

Al final de un ejercicio se prepara la cuenta de resultados o cuenta anual de pérdidas y ganancias. En tu caso el resultado es positivo. Un cierre de ejercicio suele continuar con la apertura del ejercicio siguiente y el resultado del ejercicio anterior se pasa a una cuenta, en España a la 129. Como la esperanza es lo último que se pierde, me quedo con la penúltima entrada y esperaré a la apertura del nuevo ejercicio, que espero que tenga la misma autoría.

Entradas relacionadas

Esta entrada no tendrá ninguna entrada relacionada.

Ir a...

3 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, estimado señor. Y así se lo he hecho saber a nuestro querido comandante en su perfil de FB......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Él ya ha tomado su decisión. Dicen que corregir es de sabios.

      Eliminar
  2. Lamentable decisión para los aficionados a la heráldica, pero totalmente respetable. Yo seguiré esperando su retorno.

    Saludos.

    ResponderEliminar

El comentario será bienvenido siempre y cuando respete las normas básicas de educación.