18 de abril de 2019

Francisco José Ariza

E complace enormemente publicar de nuevo en este plúmbeo blog para presentar un nuevo emblema heráldico gentilicio, un escudo de armas para un nuevo armígero. Él se llama Francisco José Ariza y esta es una pequeña presentación escrita por él mismo:
Soy oriundo de un pueblo del sur de Córdoba que se llama Rute. El tiempo que no paso trabajando lo comparto a partes iguales entre mi pareja y las cosas relacionadas con la música en las que estoy metido, aunque seguro que no es suficiente.
El blasón adoptado es el siguiente:
De azur, un león pasante de oro alado de plata.
Y esta una posible representación:

Escudo de Francisco José Ariza. De azur, un león pasante de oro alado de plata.
Pedí al nuevo armígero si era tan amable de hacer un pequeño escrito acerca de su afición por la heráldica. Aceptó y envío el escrito que ahora os adjunto. A mi me va de perlas para rellenar la entrada y que no quede demasiado escueta.
Mi afición por la heráldica surge desde mi más tierna infancia cuando mis primos, un amigo y yo creamos un "país". Cuando dijimos de representarnos cada uno tuvo que hacer una parte del escudo. Mi idea original era la siguiente: De gules un león rampante de oro (así de original). Tras múltiples cambios, que incluyen la decepción al enterarme de que los escudos de los apellidos son falsos (aunque yo hice una modificación para mi: Ajedrezado con diez puntos en oro y diez en plata, un aspa de gules y en cada hueco una flor de lis de azur) llegué al escudo que tan satisfactoriamente me has representado.
Impresionante, la afición por la heráldica le viene de pequeño. Atención, yo no me fijé en la heráldica hasta tener tres décadas de vida.

Inventaron un país imaginario e idearon un escudo de armas heráldico. Estoy gratamente sorprendido y de paso vuelvo a publicar que la heráldica imaginaria es la más divertida de todas desde mi desechable punto de vista.

Parece que al saber la verdad sobre la relación entre escudos y apellidos Francisco se decepcionó, todo lo contrario de lo que me pasa a mi cuando alguien descubre la verdad, que la relación es con un linaje y no con un apellido.

En el escrito que tanto agradezco incluyó una breve explicación del porqué de sus armas:
El escudo en si es, como dices en una de tus entradas, caprichoso, es así porque me gusta. Bien es verdad que a lo largo del tiempo ha emanado del escudo una serie de significados personales. El azur por el agua que, pese a ser yo de secano o precisamente por eso, siempre me ha fascinado. El león alado está íntimamente ligado a ciertos asuntos familiares que prefiero que permanezcan en el ámbito más cercano.
Reconoce que la elección de sus armas es caprichosa. Recordad la anteriormente publicada entrada sobre el pretendido simbolismo de los escudos y la falsa creencia de que en un escudo todo tiene que significar algo. Es lícito, apropiado y correcto usar una carga heráldica simple y llanamente porque nos gusta, nos parece graciosa, nos da la gana, etc.

Escudo de Francisco José Ariza. De azur, un león pasante de oro alado de plata.
El escudo solo tiene una carga, ese león alado y usa únicamente tres esmaltes. Las combinaciones sencillas en heráldica son las que resultan más vistosas, más elegantes. Felicito a Francisco José Ariza por su elección.

Admito que trabajar con Francisco José Ariza ha sido muy fácil. El nuevo armígero tenía muy claro lo que quería y además lo que quería era correcto, y digo más, era y lo sigue siendo apropiado. El diseño del escudo se remata con una cimera con un vuelo alzado de plata sostenido, como manda el canon, por un burelete que combina el esmalte del campo del escudo con el esmalte principal de la carga principal.

Francisco José, un placer, de verdad te lo digo.

Entradas relacionadas
  1. Jesús Jaraíz
  2. Pablo Mérida del Río
  3. Ardela
Ir a...