20 de enero de 2014

El conde don Pedro

N concepto muy de moda: las puertas giratorias. Se puede escuchar este concepto en cualquier debate que hablen de política. Se trata de políticos que han hecho de la política su profesión y que no han pegado palo al agua y que al llegar a lo más alto aprueban subidas de tarifas e impuestos que benefician a grandes empresas. Empresas que después les contratan como consejeros, donde tampoco darán palo al agua, para cobrar el fruto de sus hazañas políticas. O los casos de otros que han trabajado en un sector privado y cuando están en política benefician a las antiguas empresas. En fin...

Yo lo que venía a proponer aquí es otra entrada acerca de la relación entre heráldica ficticia y heráldica real. Recordar aquella entrada sobre los señores de Grave que decían tener relación con aquel protagonista del Cantar de Roldán, adoptando así las armas brisadas de un personaje de ficción. Hoy trataré otro ejemplo dado también por Martí de Riquer.
El Cid vengando la muerte de su padre.
En el cantar de "Mocedades de Rodrigo" de mediados de siglo XIV y de autor desconocido, se explica el origen del escudo de la villa de Aguilar de Campoo con una anécdota que sitúa en el siglo X (y nosotros ya sabemos que la heráldica es posterior). Este cantar de gesta relata los orígenes y hazañas del legendario héroe Rodrigo Díaz de Vivar. Quizá us suene más por ser el "Cid Campeador".

Para ponernos en contexto, el conde don Pedro, al permutar con el  rey su ciudad de Palencia por la villa de Campoo, procede así:
Entonçe traýa el conde a çinco vandas las armas del condado,
et las dos eran yndias et las tres de oro colado.
Allý tromo otras el conde: en campo de oro claro
una águila yndia en medio gritando.
Todas essas gentes «¡Campó!» yvan llamando;
por esso llaman Aguilar de Campó desque él erzió condado.
Entiendo que en ese momento el conde cambió sus armas. Primero dice que llevaba un escudo con cinco bandas, dos "indias" y dos de oro. El esmalte oro lo conocemos, el colo indio (de índigo) es azul, por tanto eran de azur. El blasón actual sería algo así:
De oro, dos bandas de azur.
De oro, dos bandas de azur.
Después dice que cambió de armas adoptando unas de oro con un águila india gritando. Bueno, eso de gritando es lo que le parecería al anónimo autor, pero es la forma habitual de las águilas. Ahora blasonaríamos el escudo de esta forma:
De oro, águila de azur.
Armas del conde don Pedro. De oro, águila de azur.
En la época caballeresca las águilas se dibujaban con las alas bajadas. El anónimo autor daba a entender que la heráldica ya existía en el siglo X. No pueden ser más que armas ficticias. El escudo actual del municipio de Aguilar del Campoo es este:
De plata, águila de sable. Al timbre, corona real.
Escudo de Aguilar de Campoo. De plata, águila de sable.
Entradas relacionadas
  1. Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador.
  2. El cantar de Roldán.
  3. El duque de Quirocia.
  4. Eduardo el Confesor.
Ir a...

2 comentarios:

  1. Estimado Xavi, según el texto antiguo "a çinco vandas las armas del condado,
    et las dos eran yndias et las tres de oro colado" parece más probable que la representación tuviera los colores inversos respecto al diseño que presentas, habiendo tres bandas de oro y solo dos de azur.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, lo he puesto a revés. Ahora lo corrijo.

      Eliminar

El comentario será bienvenido siempre y cuando respete las normas básicas de educación.