28 de noviembre de 2013

El cantar de Roldán

EYENDA a base de relato épico caballeresco. El noble caballero cristiano muerto en batalla contra los saracenos, un típico tópico de la época. Hoy hablaré sobre el escudo de armas de Roldán, un supuesto sobrino de Carlomagno. Fue comandante de los francos y murió un 15 de agosto de 778 en la batalla de Roncesvalles. Es el protagonista del Cantar de Roldán.

Roldán jurando fidelidad a Carlomagno. Imagen hospedada en Wikimedia Commons.
Este tal Roldán, Orlando o Rolando (CAT Rotllà; DEU Hruotland; ENG Roland; FRA Roland; ITA Orlando) murió antes de la aparición de la heráldica. Aún así tiene escudo de armas atribuido. Es este:
De oro, león de gules; bordura angrelada de sable.
Escudo imaginario de Roldán a partir de armas auténticas de Enrique de León. De oro, león de gules; bordura danchada de sable.
Martí de Riquer en su libro Heráldica Castellana comenta la relación entre la heráldica auténtica y la ficticia en algunos caso y pone como ejemplo a Enrique de León, duque de Sajonia el cual usaba como sello un león. Nos cuenta como un capellán llamado Kuonrat le dedicó el "Ruotlandes liet" adaptación alemana del Cantar de Roldán, redactando, a modo de halago, que ese tal Roldán utilizaba un escudo como el del duque, incluso describiendo el escudo tal y como lo he hecho arriba.

Tiene guasa, ¿verdad?, pues la guasa no se acaba aquí. En el siglo XIII, un linaje flamenco, señores de Grave, se atribuyeron la leyenda contando que un antepasado suyo perdió el escudo durante sus hazañas con Roldán. Este les dió su permiso para utilizar el suyo con una condición. La condición era una brisura o marca de distinción y consistía en cambiar el atributo geométrico de la bordura de angrelada a danchada:
De oro, león de gules; bordura danchada de sable.
Escudo auténtico de los Señores de Grave a partir de armas imaginarias de Roldán. De oro, león de gules; bordura danchada de sable.
Entradas relacionadas
  1. Acanelado y angrelado.
  2. Danchados y demás "dientes".
  3. Caballeros de la Mesa Redonda y las brisuras.
Ir a...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El comentario será bienvenido siempre y cuando respete las normas básicas de educación.