15 de febrero de 2014

Copríncipe de Andorra

ARA mi es una alegría que Don José Juan Carrión haya vuelto a las andadas. Es un placer ver como la blogosfera vuelve a contar con él. Personalmente su blog me resulta infinitamente más interesante que el mío. No digo que alguien encuentre mi blog entretenido, interesante o divulgativo, pero es que yo ya conozco la entrada antes de que salga...

Leyendo su entrada titulada Singularidad, en la que hablaba del escudo de armas de Monseñor Joan-Enric Vives i Sicília, fue cuando pensé que trataría esas armas allí mostradas.

Hace ya tiempo que se reglaron los ornamentos de la heráldica eclesiástica, tales como las coronas. La Iglesia opina que la dignidad eclesiástica prevalece sobre un título nobiliario, así que no permitían el uso de coronas nobiliarias en los escudos eclesiásticos. Aún así, hay alguna excepción. En 1275 "els pariatges" dictaminaron que el obispo de Urgell y el conde de Foix serían de forma indivisa los coprincipes de Andorra. Actualmente el coprincipado recae sobre el presidente de la República Francesa y sigue con el obispo de Urgell.

Posible representación del escudo de armas del Principado de Andorra.
El antes obispo y ahora arzobispo Joan-Enric Vives i Sicília esta al frente del actual obispado de Urgell. Como copríncipe, es príncipe-obispo y él si que puede utilizar una corona en el timbre. Estas son sus armas:
Escudo cortado: 1º de gules, una gruz griega de plata cargada de un estigma de gules adiestrado: 2º de azur, una M de plata moviente de la punta surmontada de una margarita de plata botonada de oro; brochante sobre la partición, un ceñidor jaquelado en dos órdenes de oro y sable.
Escudo de Monseñor Joan-Enric Vives i Sicília. Escudo cortado: 1º de gules, una gruz griega de plata cargada de un estigma de gules adiestrado: 2º de azur, una M de plata moviente de la punta surmontada de una margarita de plata botonada de oro; brochante sobre la partición, un ceñidor jaquelado en dos órdenes de oro y sable.
Como podéis ver, el escudo va acolado el báculo con una cruz, típico de los obispos o arzobispos, pero además esta vez hay una corona. La corona que debe ponerse es la corona correspondiente al título que ostenta el portador de las armas. En este caso es una corona de príncipe, pero sin diadémas ni bonete. El diseño corresponde a una corona de infante. Era tradición que los obispos o arzobispos príncipes, como es el caso que nos ocupa, añadieran acolados a su escudo la corona, una espada y un báculo de obispo, pero no se porqué, el actual arzobispo solo pone la corona y el símbolo del poder temporal, la espada, así como el báculo, la primera acolada en banda y el báculo en barra, han desaparecido de su representación heráldica.

El número de borlas en este escudo corresponde al de arzobispo, dignidad actual de Mns. Vives. La cruz solo lleva un travesaño al no ser un arzobispo primado.


En la representación del escudo que aparece en la entrada de José Juan tiene alguna deficiencia. Primero la más visible, la del lema. El lema se reproduce dentro de una cinta, no va volando. El segundo es la corona. La corona de aquel escudo es una corona ducal, no corresponde, ya que el obispo de Urgell es copríncipe de Andorra, no coduque. Otro detalle que no debería ser así. La cruz acolada no puede llevar dos travesaños, Joan-Enric Vives es arzobispo, pero no es un arzobispo primado. Para finalizar está el tema del esmalte plata. Vemos que se ha utilizado un gris para la cruz y la M y un blanco para la margarita. La representación del metal plata solo debiera hacerse por el blanco o por el gris, pero no se pueden combinar los dos en el mismo escudo.

En el primer cuartel vemos una cruz con un estigma. El estigma alude a la Pasión de Cristo. Presuntamente creemos que ese es el motivo de esa carga y el motivo por el cual no esté en el centro debería ser por aquello de la llaga en en costado de Cristo, la lanzada final, la llagada de Cristo. La M del segundo cuartel es por María y es común en escudos creados durante el papado de Juan Pablo II, el cual recordar que incorporaba una M. La margarita no lo tengo muy claro. Un colaborador que prefiere quedarse en la sombra me comentó que aludía a la virgen María, por aquello de la rosa mística. Pero si es por esa razón, ¿por qué no usar una rosa en lugar de una margarita? La faja disminuida del escudo carga las armas del condado de Urgell, el jaquelado de oro y sable, armas puras que podremos ver dimidiadas a lo largo de la historia con las propias del condado de Barcelona:


Sobre el lema PARARE VIAS DOMINI, Fernando del Arco explica en su Repertorio Alfabético de Divisas y Lemas Heráldicos que procede de Lucas 1:76 de la Biblia Sacra Vulgata, su traducción sería: Preparar los caminos del Señor.
et tu puer propheta Altissimi vocaberis praeibis enim ante faciem Domini parare vias eius

VULGATA, Lucas 1:76
P.D. Doy mil gracias al "lector en la sombra" y a JA por ayudarme con el diseño de la "llaga/herida/estigma/aquello que te dije".

Entradas relacionadas
  1. Escudos de obispos.
  2. Escudos de arzobispos.
  3. Heráldica de Karol Wojtyla.
Ir a...

8 comentarios:

  1. Respecto al escudo del principado de Andorra... no estoy muy de acuerdo con timbrarlo con capelo y demás atributos de un religioso, por más que el obispo de Urgel sea copríncipe... Entiendo que una cosa es el escudo del cojefe del Estado y otra el del Estado propiamente, no? Debería timbrarse con corona de principe, o corona mural, o similar... a la manera de San Marino, Monaco y Liechtenstein, no?
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la entrada sobre Andorra ya expliqué el porqué del timbre.
      http://dibujoheraldico.blogspot.com.es/2013/06/andorra.html

      Eliminar
  2. Dices que Joan-Enric Vives i Sicília no lleva dos travesaños en su cruz por no ser un arzobispo primado. Sin embargo, hay arzobispos en el mundo que no son primados y sin embargo llevan los dos travesaños en las cruces que acolan en sus armas. Saludos desde Perú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Jean Pierre. No es que lo diga yo, es que lo dicen todos los manuales de heráldica eclesiástica. Si no son primados no pueden poner una cruz con dos travesaños. Que hay quien lo hace, pues vale, pero lo hacen mal.

      Tampoco pueden poner un palio en el escudo si no son arzobispos residentes con palio.

      Saludos,

      Eliminar
    2. Estimado Xavier, creo que te equivocas. Todos los arzobispos llevan en su escudo la cruz con dos travesaños. Eso viene de la cruz procesional que usan en las procesiones de entrada, que son precisamente así, con dos travesaños. Lo que diferencia al simple arzobispo con el Primado es que el arzobispo tiene diez borlas y el primado quince, como los cardenales.

      Eliminar
    3. Bruno B. Heim habla del capelo de quince borlas verdes para los patriarcas. Dice que para los arzobispos diez borlas. Comenta que para los primados no hoy una regla fija, que tanto pueden usar un ornamento como otro (p. 107).

      También comenta sobre la cruz en el escudo de los arzobispos (p. 108). Comenta que para los arzobispos no primados se utiliza una cruz de un solo travesaño.

      Fernando del Arco García, en su libro sobre heráldica eclesiástica, también comenta lo mismo en referencia a los primados. Tanto pueden utilizar el capelo de patriarca como el de arzobispo. Este autor también remarca que solo llevan una cruz simple los arzobispos no primados.

      Estas son mis dos fuentes consultadas sr. Dahrendorf. No creo que esté equivocado y medio le doy la razón al decir que los primados pueden llevar quince bolas, pero también diez.

      Eliminar
  3. Brillante tu entrada, Xavi, y muy reveladora de un montón de datos que desconocíamos todos. Has unido trabajo de investigación a amenidad en la redacción. Un 10. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias JJ. Muchos de los datos interesantes son aportaciones del amigo JA y del "lector en la sombra" que también conoces, pero que no desea revelar sus aportaciones.

      Eliminar

El comentario será bienvenido siempre y cuando respete las normas básicas de educación.