7 de julio de 2011

Cascos o yelmos (I)

L TIMBRE es el acompañamiento que va colocado encima del escudo. El timbre por excelencia en las armas gentilicias es el casco (CAT casc/elm; ENG helmet; FRA casque; ITA casco). En la heráldica hispánica, el casco es exclusivo de la heráldica gentilicia masculina. Cualquier otro uso es inapropiado. Hay otras heráldicas que utilizan unos diseños concretos de cascos para otro tipo de heráldicas, como la corporativa.

A la hora de representar un casco, hay que tener en cuenta varios temas. El primero es el material del que se tendrá que dibujar. Contemplaremos tres materiales: oro, plata y acero. El interior, todos van forrados de gules.


Lo siguiente que hay que tener en cuenta, es como irá posicionado el escudo. Puede estar de perfil, sesgo o de frente. Todos van dextrados, o sea, mirando a la diestra del escudo o lo que es lo mismo, la izquierda del observador, excepto el escudo de bastardo, que va siniestrado. Y por último, las peculiaridades que distinguen unos de otros, la visera, si va abierta, medio abierta o cerrada y si lleva rejas y cuantas lleva.

Hoy presentaré los tres escudos que van de perfil. El casco de bastardo, el de escudero y el de caballero. Aunque ahora pueda sonar mal, el concepto de bastardo era muy diferente en la edad media. Era bastante común que los nobles y curas tuvieran hijos no legítimos reconocidos, y estos eran los bastardos.
  • El casco de bastardo. Tiene el mismo diseño que el casco de escudero, pero cambia el punto de vista. El casco de bastardo está siniestrado, o sea, que mira a la siniestra del escudo. Es de acero, claveteado de oro. Lleva la visera entreabierta sin rejillas.
Casco de bastardo.
  • El casco de escudero, de generoso o hidalgo. De perfil. De acero y claveteado de oro. La visera está entreabierta y sin rejillas. Los nobles menores de treinta años, no envestidos aún caballeros, llevarían este casco.
Casco de escudero.
  • El casco de caballero. De perfil. También es de acero, pero el claveteado, el ribete y las rejillas, son de oro. Lleva visera y se ven tres rejillas.
Casco de caballero.
Entradas relacionadas
  1. Casco de noble, de barón, de vizconde y de conde. 
  2. Casco de marqués y de duque.
  3. Casco de infante, de príncipe y de rey o emperador. 
Ir a...

5 comentarios:

  1. Me atrevo una vez más a plantearle alguna pregunta.
    A un erudito, artista o comerciante (vamos, a un villano fuera cual fuera su condición) que quisiera realizarse su escudo personal (por su gusto o interés), le estaría vedado, por lo que veo, el uso de un yelmo en la cimera del mismo. ¿O me equivoco? ¿De ser así, podría decirme qué objeto podría colocar en ese lugar? ¿O tal vez ni siquiera debería usar una cimera?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cimera es ornamental, no es necesaria. Si aún así se quiere si no es noble, se utiliza solo la cimera, como en estos escudos:

      http://dibujoheraldico.blogspot.com/2011/11/escudo-de-armas-para-don-vicente-ribera.html

      http://dibujoheraldico.blogspot.com/2011/12/hoy-jugaremos-con-vi.html

      http://dibujoheraldico.blogspot.com/2011/10/escudo-de-armas-de-shakespeare.html

      Eliminar
  2. En realidad, aunque entiendo que la cimera es "meramente" decorativa, me parece que una representación artística de un escudo queda algo pobre sin ella... Me imagino que, en el caso de un escudo personal, un burelete y tal vez unos lambrequines (todo ello en los colores oportunos) ya arropan lo suficiente.
    Muy agradecido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los lambrequines van con el casco. Si no hay casco, no hay lambrequines.

      Los lambrequines salían del casco, sujetos por el burelete y cubrían parte del cuerpo del caballero.

      No estoy para nada de acuerdo con lo que un escudo sin adornos queda pobre. Todo lo que va fuera de límite del escudo, es puramente ornamental y completamente prescindible.

      Eliminar
    2. Sobre el tema de las decoraciones exteriores al escudo, me queda claro que son prescindibles, pero aún así creo que pueden hermosear bastante un diseño y no los encuentro desdeñables, imagino que la preferencia por su presencia o no es cuestión de gustos...

      ¡¡Buena observación la de los lambrequines!! Lo dicho, muchas gracias.

      Eliminar

El comentario será bienvenido siempre y cuando respete las normas básicas de educación.