27 de mayo de 2013

Juan Pablo II

L cuarto y último escudo papal durante el tiempo en que el arzobispo Bruno Bernard Heim estuvo a la cabeza de la Oficina Heráldica Vaticana fue el del sucesor de Juan Pablo I, el también llamado Juan Pablo. Tras el breve papado de Juan Pablo I, Karol Wojtyla fue escogido para gobernar la barca de Pedro. Lo hizo entre 1978 y 2005. Este es el primer Papa que mi consciencia tiene recuerdo. 

El escudo de armas de Juan Pablo II provocó un choque heráldico entre la voluntad del nuevo Papa y lo que Bruno Heim creía correcto. Os presento el escudo de armas de Juan Pablo II:
De azur, cruz alzada y desplazada a la diestra de oro cantonada de una M de oro en el cantón siniestro de la punta.
Escudo de armas de Juan Pablo II
El problema que antes cité sobre el choque heráldico entre Heim y Juan Pablo II es causado por la letra M en el escudo de armas. Bruno Bernard Heim escribió en 1978, poco antes de la elección de Juan Pablo II como nuevo papa, su libro más útil, el de Heráldica en la Iglesia Católica (Heraldry in the Catholic Church), donde dice, más o menos por el final del capítulo 8, que es un error (el tercero que cita en ese capítulo) incluir iniciales o inscripciones enteras dentro del escudo. Añade que esta práctica no es propia de la heráldica y se mofa diciendo que esta práctica a él le recuerda un anuncio publicitario o a una marca comercial.

Cuando le llegó el escudo de armas del cardenal Wojtyla para el diseño del escudo de Juan Pablo II, Heim instó la sustitución del sable por el oro para no tener color sobre color y transformar la M de María en uno de sus atributos, ya que no es apropiado el uso de letras o leyendas en heráldica. De María se dicen muchas cosas: Estrella de la Mañana, Rosa Mística, Reina de los Cielos o Torre de Marfil. Cada una de ellas representada por: estrella, rosa, corona y torre.

Juan Pablo II accedió al cambio de esmaltes pero quiso mantener la inicial M en su escudo y Bruno Bernard Heim tubo que realizar el diseño de unas armas que según su libro eran impropias.

Entradas relacionadas
Ir a...

6 comentarios:

  1. Impropias según Heim y realmente poco atractivas, por no decir feas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La belleza es subjetiva. Según otras tradiciones, como la castellana, no hay problema ninguno en poner letras o leyendas dentro del escudo.

      Eliminar
  2. !Y sin embargo tuvieron mucho impacto!
    Una novela de suspenso y espionaje de los an~os 80 tenIa como centro de su acciOn a un Papa basado en Juan Pablo II. La portada en rUstica desa novela mostraba un escudo claramente inspirado en el de Wojtyla: de azur cruz a todo trance de oro, o sEa, algo como la bandera de Suecia colgada verticalmente.

    ResponderEliminar
  3. Veo que no has incluido el "Totus Tuus". No se si hubo alguna versión con el lema ¿es posible?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay tradición en poner lemas a los escudos papales. Lo del actual Papa es una excepción.

      Eliminar
    2. Lo se, Xavi, el caso es que he estado en la basílica de San Pedro, en el Vaticano algunas veces, y creo recordar haber visto, tallado o dibujado en la piedra, en algún lugar el escudo de JPII con el lema. A ver si lo encuentro y te pongo un enlace.

      Eliminar

El comentario será bienvenido siempre y cuando respete las normas básicas de educación.