9 de abril de 2014

Recordatorio

ORQUE no va mal recordar según que cosas. La gente suele ser olvidadiza y un recordatorio a tiempo te refresca los conceptos. La heráldica, a parte de ser una pseudo-ciencia, también es un arte. Sus orígenes son antiguos y algunos conceptos pueden no ser compatibles con los métodos actuales. Os propongo leer esta conversación:


Austin tiene la completa seguridad de que su teléfono es suyo y que si alguien quiere decirle algo, deberá llamar a su teléfono. Lo cree así por mucho que el resto, los cuales evidencian algún fallo en su concepto, traten de explicarle un pequeño problema conceptual. Austin tiene el convencimiento absoluto de que su posición es la correcta y bla, bla bla. Austin es cortito y punto. Si el muchacho no da para más, pues que se le va a hacer.

A lo largo de mi etapa de diseñador de escudos heráldicos me he topado con varios diseñadores gráficos. Algunos de ellos entendieron que la heráldica es un arte. Otros eran cabezas cuadradas y no había forma de hacerles entender dos cosas:

UNO: LA HERÁLDICA ES UN ARTE.

A diferencia de otros emblemas un escudo de armas permite múltiples representaciones. Esto es inconcebible para algunos diseñadores gráficos acostumbrados a diseñar logotipos. Se obstinan en la forma de las cargas o de la boca del escudo y no reconocen la flexibilidad de la heráldica como algo posible dentro de la emblemática.

DOS: EL CROMATISMO DE LOS ESMALTES HERÁLDICO NO ES RIGIDO

Los sistemas cromáticos actuales: RGB, Pantone, CIELAB, CMYC, etc son modernos, del siglo pasado como mucho. No existían en los inicios de la heráldica y no podemos decir que una tonalidad de amarillo no es correcta porque en el escudo oficial visto no se donde tiene otros valores RGB. ¡Eso es absurdo!

Este escudo:

De plata, dos bandas de azur.
Es exactamente el mismo que este:

De plata, dos bandas de azur.
¿Por qué son iguales si parecen diferentes? pues porque hay que tener muy presente que un escudo de armas heráldico se define textualmente, no gráficamente. Eso hay quien no lo entiende, no les entra ni a martillazos. Lo mismo con estos otros ejemplos:


Todos corresponden a la misma descripción:
De azur, un león de plata armado y lampasado de gules y coronado de oro; el jefe de plata con una estrella de cinco puntas de gules.
Todos son el mismo escudo de armas. No importa nada desde el punto de vista heráldico que la tonalidad del azul para representar al AZUR sean diferentes. No importa la forma de la estrella mientras que tenga cinco puntas y que apunte hacia el jefe. Importa muy poco el contorno del escudo, este no se blasona. No importa nada la forma de representar al león. Si se siguen las pautas del diseño heráldico para representar un león, será correcto.

Entradas relacionadas
  1. Paletas de colores.
  2. Introducción a la heráldica.
  3. Blasonar en heráldica.
Ir a...

7 comentarios:

  1. Solo por joder agregaré que el cuarto escudo inferior derecho no es igual a los demás, porque el león debe blasonarse Evirado ;-) . Como siempre felicitaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al cuarto le pasan más cosas. A ver si las ves.

      Eliminar
  2. Sólo tiene tres garras en lugar de cuatro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto! ese es otro de lo grandes problemas de ese diseño de león. Ahora coge ese león, lo pintas rosa chicle y ya tienes el león que han utilizado en la representación oficial del escudo de España, esa que de tanto en tanto puedes ver en cartas que envía el ministerio de algo.

      Eliminar
  3. ¿Puede ser la cola? no esta ni para adentro ni para afuera, ó quizás sea que no tiene una apariencia de fiera salvaje como los otros tres, es decir, no es un león agresivo, no tiene una expresión como tendría que tener un león heráldico. El metal plata parece más una mancha como el acero o el cenizo. Eso es lo que yo veo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cola está bien. La apariencia no es lo suficientemente agresiva, no es lo que se espera de un león heráldico. El acero o cenizo no deben tenerse en cuenta, por tanto la tonalidad gris ya es posible para la plata. A mi, particularmente, me gusta utilizar una tonalidad mucho más clara.

      El otro gran problema es el número de garras, tal y como ha dicho arriba el Sr. Mohedano.

      Eliminar
  4. Las garras parecen de ave de hecho y no de león, será una quimera?

    ResponderEliminar

El comentario será bienvenido siempre y cuando respete las normas básicas de educación.