3 de octubre de 2013

León púrpura o león de gules

S uno de esos temas que a una mente estructurada, basada en gran parte en la lógica, le cuesta de entender. Varias veces me han preguntado si el león del reino de León es del esmalte gules o es de púrpura. La pregunta se debe a que a veces va representado de púrpura y a veces de gules. 

Es bastante probable, y así lo creen muchos, que el Reino de León utilizaba el león como emblema antes de los inicios de la heráldica. El león de León es un emblema muy antiguo, de los más antiguos que tenemos. Aunque el origen del nombre del reino fuera legión y no león, su similitud al pronunciarse y la evolución histórica acabó siendo León. Se trata de un emblema parlante, aunque también hay quien piensa que se escogió al león al ser un símbolo regio bastante utilizado por Europa. El león es el rey de la tierra.



Al menos se tiene constancia su uso desde 1148 desde que Alfonso VII adoptase el león como emblema heráldico. Este sufrió varios cambios en cuanto a la actitud heráldica se refiere. Básicamente lo adaptaban al espacio que ocupaba. Incluso llegó a verse un león bicéfalo y a veces un león monstruoso (con cabeza humana). Cabría recordar o destacar que la forma del león era imaginaria, ya que el animal llamado león era desconocido para un habitante de la península ibérica. A partir de Fernando II el león ya se representa rampante y así se quedó.

Las primeras descripciones del escudo hablan de un león amoratado, tirando a gris, lo que en el abanico de tonalidades de los esmaltes heráldicos llamaríamos púrpura. Incluso cabe la posibilidad que el esmalte púrpura naciera con estas armas. En armoriales del siglo XIII aparece esta descripción:
...campus iste albus leo purpura.
Escudo de la Corona de Castilla. Cuartelado, 1º y 4º de Castilla, 2º y 3º de León.
Alfonso IX y en los cuarteles de Fernando III y Alfonso X el león era de púrpura. Otro tema sería saber a que se refieren con púrpura exactamente. ¿Qué tonalidad cromática tenía exactamente? los restos que nos han llegado puede haber sufrido alteraciones o degradaciones. 

El púrpura es un esmalte extraño. No era utilizado con normalidad, era inusual, y esto propició que autores de la época lo blasonaran como gules, incluso a veces como azur. Leí que el cambio de los leones de León pasó de púrpura a gules cuando los heraldistas de Carlos I, que era flamenco, no conocieron el púrpura, o no les gustó, y lo cambiaron por gules, esmalte usual utilizado en todas las armorias.

La llegada de los Borbones y sus heraldistas a España tampoco ayudo en nada a la ancestral tradición local de utilizar el púrpura original en las armas de Léon. Ellos también prefirieron alterar la figura utilizando el gules como esmalte para el león. Esto se reflejó en todos los escudos nacionales donde los leones eran de gules. Gracias a la presión de varios heraldistas, entre ellos Vicente de Cadenas, se recuperó el esmalte original del león para el escudo de armas del Reino de España volviendo a ser púrpura:

Escudo de armas del Reino de España.
Este escudo es el actual del Reino de España y data de 1981. Los dos primeros cuarteles representan a la Corona de Castilla, el tercero a la de Aragón, el cuarto al Reino de Navarra y el entado al de Granada. El escusón representa al linaje de los Borbón de España, a los Borbón-Anjou. Cada cuartel, así como el escusón, tienen el mismo significado que las armas personales de monarca, el rey Juan Carlos I. Pero sus armas fueron definidas antes de 1981, se definieron diez años antes, cuando era príncipe de España, título que lo crearon para él y que nadie más que él ostentó, cuando aún se confundía el esmalte púrpura por gules:

Escudo de armas de Juan Carlos I.
A pesar de la diferencia de esmaltes el significado es exactamente el mismo, ambos escudos representan a los mismos reinos. La confusión entre púrpura y gules es más que probable que se deba al desconocimiento, a la ignorancia, de los heraldistas del norte de Europa cuando España tubo un rey flamenco. 

En 2001 se oficializaron las armas del heredero al trono del Reino de España. Como heredero del linaje lleva las mismas armas que su padre, pero con aquello que llamamos brisura o marca de distinción para diferenciar al padre del hijo en forma de un lambel, que es esa cinta que está por la parte alta del escudo. Atención, porque aunque son las armas de su padre, el león lleva el esmalte original y no el alterado:

Escudo de armas de Felipe de Borbón.
Personalmente creo que es un error a corregir, igual que las cimeras con murciélagos en lugar de dragones en la Señal Real de Aragón o el número de palos en los escudos de Barcelona que muchas veces aparecen dos en lugar de cuatro. Afortunadamente parece que sí, que este tema se está corrigiendo.

Por cierto, como he dicho muchas veces a mi no me gusta representar las figuras "al natural". Es por eso que las granadas de los tres escudos de arriba  no son de aquel color aleatorio que se puede ver en escudos, uno entre naranja y amarillo que se puede confundir con el oro. La granada yo la pinto verde. Verde de sinople, que es un color y el campo del entado es de plata, un metal. Y puedo decir con orgullo que de esta forma es completamente correcto desde el punto de vista heráldico, aunque el blasón diga otra cosa. Y estoy seguro que cualquier heraldista será capaz de identificar ese entado representativo del reino de Granada a pesar del cambio.

Entradas relacionadas
  1. El murciélago y el dragón.
  2. El lambel medieval.
  3. El escudo de España.
Ir a...
Publicar un comentario