13 de diciembre de 2013

Leoncillo

los sufijos añadidos para denotar juventud, cariño o tamaño pequeño les llamamos diminutivos. En lengua castellana lo normal es utilizar el sufijo -ito/-ita, pero hay otros como -ico/ica, -illo/-illa, -ino/ina, -ete/-eta... su utilización dependerá de la tradición local al hablar en castellano. En el sur peninsular prefieren el -illo/-illa y en el resto diría que el -ito/-ita, excepto algunas partes del norte donde se utiliza -ico/-ica.


Ned Flanders utiliza asiduamente los diminutivos.
Algunos de esos diminutivos se alejan de la primera descripción dada ya que su uso puede denotar un tono despectivo, como viejete, hombrecillo. El uso continuado de diminutivos en el habla os hará recordar al personaje del universo de los Simpson llamado Ned Flanders.

De gules, león de oro armado y lampasado de azur.
Puede que en heráldica os encontréis un blasón donde encontréis una figura animal muy común con el diminutivo -illo detrás. Me refiero al leoncillo. Las palabras acabadas con una n o s se añade -cillo/-cilla, por eso leoncillo y no leonillo.

Un leoncillo (CAT lleonet; ENG lioncel; FRA lionceau; ITA lioncello, leoncino) es un león cuando es representado en un número mayor a cuatro. Evidentemente el tamaño del león es más reducido respecto al tamaño que tendría si fuera una carga reproducida una sola vez.

De sable, faja de oro acompañada de seis leoncillos de plata armados y lampasados de gules.
Los dos diccionarios consultados hablan de que debe repetirse más de cuatro veces, por tanto, cuando tengamos un león acompañado alguna pieza o figura, aunque este se vea pequeño, no debemos utilizar el término leoncillo para referirnos a él.

De sable, faja de oro acompañada de tres leones de plata armados y lampasados de gules.
Si esto último tiene sentido o no, no es cosa mía, solo os digo lo que ponen los diccionarios. A nivel de diseño es exactamente lo mismo, así que si dijera tres leoncillos en este segundo ejemplo o seis leones en el primero, el resultado gráfico sería el mismo y no dejaría de ser un mero tecnicismo.

Como diría Ned Flanders: adiosito coleguitas, hasta lueguito.

Entradas relacionadas
  1. El león y el leopardo.
  2. El león horquillado.
  3. El león de san Marcos.
  4. La infamia.
Ir a...