19 de abril de 2012

Armiños en otros esmaltes

UALQUIERA que diga o piense que tiene nociones de heráldica, debe conocer lo más básico de esta ciencia y arte. Creo que es fundamental conocer los metales. y los colores y como combinarlos. A parte de los indispensables metales y colores, hay otro tipo de esmalte, que se puede combinar sin problemas con los anteriores. Son los forros. Los forros se dividen en dos subgrupos: veros y derivados y armiños y derivados.

Armiños
Esta entrada es para profundizar un poco en el tema de los armiños. Ya vimos los armiños y el contraarmiños, que sería su negativo. Los esmaltes a utilizar con los armiños y contraarmiños es el sable y la plata. Al igual que en el caso de los veros donde existen los verados, que no es más que lo mismo, pero con diferentes esmaltes al plata y azur, con los armiños pasa lo mismo.

El problema lo tengo al encontrar una palabra castellana para definirlo. Cuando las colas de armiños están sobre un fondo de oro, recibe estos nombres: (CAT erminiat; DEU goldhermelin; ENG erminois, erminite; FRA herminais; ITA armellinato) y en castellano no se como se dice, aunque me inclino por "de oro, armiñado de sable".

De oro, armiñado de sable.
Aplicando la regla de tres, igual que tenemos el armiño y el contraarmiño, tenemos un "contraarmiñado" (CAT erminiat; DEU gegenhermelin in gold; ENG pean; FRA péan; ITA armellinato)

De sable, armiñado de oro.
Igual que en catalán o con el idioma italiano, creo que en castellano se utiliza el armiñado después de la descripción del fondo para especificar el color de las colas de armiños. Por tanto, también podríamos tener una combinación donde no aparezca el sable:
De gules, armiñado de plata.
Pido ayuda a cualquier heraldista que pueda aclarar el glosario a aplicar para este forro cuando no van en plata y sable.

Entradas relacionadas
  1. Armiños y contraarmiños.
  2. El armiño como figura animal.
Ir a...

1 comentario:

  1. El Marqués de Avilés, nos dice: Que, cuando Bruto, hijo de Silvio, nieto de Ascanio y biznieto de Eneas, viajaba por las costas francesas, en uno de sus descanso, se despojo de sus armas y, cuando las retomó, encontró sobre su escudo un armiño, hecho que fue tenido de feliz pronóstico e interpretado como señal de futura victoria, por lo que cambio el león dragonado de sus armas, por el armiño y con el, conquistó aquella tierra que se llamo “Brutania”, en sus honor, pasando después al de Bretaña, nombre actual que ostenta aquella tierra. Más allá de la amalgama histórica-mitológica, es una interesante historia del origen del armiño, propuesta por el Marqués.

    Los armiños o el armiño entro a formar parte del blasón como símbolo de dignidad y poder, y lo llevaron en sus prendas, las personas que regían, llámense gobernadores, representantes políticos, emperadores, reyes, príncipes, etc.…

    Siguiendo con el relato del Marqués de Avilés en su “Ciencia Heroica”, nos relata que la Princesa Hermiona de Bretaña, tomo dicha elemento como símbolo de limpieza de sus honor, por que se creía en su tiempo, que este animal prefería morir antes que mancharse. Tiempo después los Duques de Bretaña tomarían al armiño en sus armas (de plata, sembrado de armiños), fundarían en 1381 la Orden del Armiño, cuyo distintivo consiste en un collar con una banderola arremolinada alrededor de una hilera de armiños en posición andante y que confluyen en una corona floronada de la que se suspendía un medallón donde figuraba el emblema personal de Juan IV (llamado Juan IV el Conquistador, Juan IV de Bretaña, Juan IV de Montfort, duque titular de Bretaña): un armiño andante corbateado. Tanto los Duques como la orden tomarían por lema “Malo mori quam foedari” La muerte es mejor que la mancha o antes morir que manchar el honor o antes morir que contaminarse, etc.…

    Después de una pequeña anécdota heráldica, y relación con los esmaltes de los armiños, solo encontré en “Simbología y Diseño de la Heráldica Gentilicia Galaica” por Luis Valero de Bernabé y Martín de Eugenio y la colaboración de Vicenta María Márquez de la Plata y Ferrándiz páginas 42 y 43 lo siguiente que copio literalmente
    “…Se llama en heráldica campo de armiño a un campo de plata sembrado de manchitas de sable, en forma de tres puntos en triángulo del que penden tres rabillos pequeños unidos en la punta. Según su tamaño pueden llevar cinco, once y hasta dieciséis armiños, en cuyo caso se dice sembrado de armiños. También se dan los armiños de plata sobre un campo de sable, denominándose entonces contra-armiños. OTRA VECES LA PLATA ES SUSTIUTIDA POR EL ORO EN AMBAS VARIANTES, DENOMINÁNDOSE ENTONCES ARMIÑOS DE ORO Y CONTRA-ARMIÑOS DE ORO…” que es exactamente como describís en tu blog en los dos ultimo escudos.

    Navegando por la red encontré: Se llama “herminite” o “Armiñado de piel” cuando estos puntos van alternado en gules y sable, sobre campo de plata.

    El falso armiñado es cuando aparecen estos puntos sin la cabeza solo la cola.

    Encontré un escudo que se lo balsona así: De gules armiñado de plata. Cuando se usa otros esmaltes se usa la palabra armiñado, es decir, de sinople armiñado de oro, de púrpura armiñado de plata, etc…

    Otro, lo blasonan: Terciado en banda 1º de veros, 2º armiñado de sinople y oro (campo de sinople y los armiños de oro), 3º de plata.

    Y otro: Armiñado de gules y oro (campo de gules y los armiños de oro), mantelado de azur con seis burelas ondeantes de plata.

    Si encuentro más información te la hare saber. Ya que estoy intrigado con los esmaltes en los armiños.

    Saludos

    ResponderEliminar

El comentario será bienvenido siempre y cuando respete las normas básicas de educación.