28 de octubre de 2015

Escudos de paz

N apellido, un escudo. Lo he repetido muchas veces: esa afirmación es falsa. El que te lo dice o lo ignora o te quiere vender algo haciéndote creer que es verdadero. Un linaje, un escudo. Tampoco es cierto. Un linaje puede tener uno, ninguno o varios. Incluso hay personajes que tienen más de uno. 

Escudo de Amadís de Gaula.
Recordad el caso de Amadís de Gaula. Cuando quería ser discreto se hacía llamar Beltenebrós y utilizaba otras armas:

Escudo de Beltenebrós.
Claro que ese personaje es ficticio, es de literatura medieval y además actúa como dos personajes. No es que los dos escudos de armas sean del mismo personaje, es que la misma persona ficticia hace el papel de dos personajes a su conveniencia cambiando también su símbolo personal. Entonces, ¿si es un mal ejemplo por que lo pongo? pues para rellenar, lo que se llama paja.

En fin, se dio el caso, y supongo que alguno también ahora, de personajes que tenían su escudo de armas conocido, el digamos oficial, y además tenían otro que algunos autores llaman "escudo de paz". Seguramente eran emblemas heráldicos que utilizaban en combates no bélicos, tipo justas. El primer "escudo de armas de paz" conocido es el del emperador Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico. Según el libro "The heraldic imagination" de Rodney Dennys se pudieron ver esas armas un 29 de diciembre de 1558 en la procesión del funeral en Bruselas. Este era el blasón que se describe:
De sable, un palo de oro; brochante un mar con forma de campaña ondada de plata y azur sosteniendo dos columnas coronadas con corona imperial de oro unidas por una filatelia de plata con la inscripción: PLUS ULTRA de sable.
Escudo de armas de paz de Carlos I. De sable, un palo de oro; brochante un mar con forma de campaña ondada de plata y azur sosteniendo dos columnas coronadas con corona imperial de oro unidas por una filatelia de plata con la inscripción: PLUS ULTRA de sable.
Cuando su hijo Felipe II murió en 1598 también sucedió algo parecido. En su funeral también se exhibieron sus armas de paz.

Entradas relacionadas
  1. Amadis de Gaula (I).
  2. Aumento de armas (II).
  3. Armas de expectación.
Ir a...

7 comentarios:

  1. Totalmente desconocido para mí. Y eso que tengo el libro de Dennys. Lo tendré que volver a ojear...

    ResponderEliminar
  2. ¿No son casi todas las armas de hoy en día de paz?¿O conocemos el caso de alguien en los tiempos modernos que lleve su escudo o estandarte en el uniforme durante la guerra?

    ResponderEliminar
  3. Irónicamente, si buscas "Escudo de paz" en Google, aparece el escudo del "apellido" paz.

    ResponderEliminar
  4. El "príncipe negro", Eduardo de Woodstock (1343-1376) también ostentó en su vida un "escudo de paz": sable, tres plumas de avestruz en plata.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Existe una entrada programada para el 1 de diciembre donde presento las armas que comentas. En un mes lo veréis.

      Eliminar
  5. Bon dia,

    no conocía yo tampoco estas armas de paz del rey-emperador.

    Muy interesante esta entrada, espero que en su momento nos presentes el escudo de paz de Felipe I de Aragón y II de Castilla.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que no será casualidad, la mención a Felipe II, a las justas y a Beltenebrós en una misma entrada; pues, como ya aludió Cervantes, el mismo Don Felipe fue la mejor encarnación del personaje, y ocurrió realmente en unas justas celebradas en tiempos de su padre.

      Parce ser que, quizá por influencia borgoñona, la presencia de Carlos el Emperador revivió en España el gusto por las justas temáticas. Los participantes, lo mejor de cada casa, revivían historias y personajes míticos, frecuentemente de la caballería, y lucían ingeniosos escudos alusivos al juego. Han quedado relatos y descripciones de tales escudos, que no dejan de ser interesantes, pero es un tema me parece ya tratado en el blog.

      Eliminar

El comentario será bienvenido siempre y cuando respete las normas básicas de educación.