18 de abril de 2016

El Cid, de nuevo

STE plúmbeo blog perdería mucho sentido si no tuviera lectores. La interacción con algunos de vosotros me ayuda a continuar y no dejar el blog aquí, en stand-by. En la primera entrada sobre la heráldica imaginaria del Cid apareció un nuevo comentario:
Carmen Campidoctoris (hacia 1090)

XXIX
Y porta en su brazo izquierdo un escudo,
que estaba ornado totalmente en oro,
llevaba un dragón pintado de modo
maravilloso.

XXIX
Clipeum gestat brachio sinistro,
qui totus erat figuratus auro,
in quo depictus ferus erat draco
lucido modo.
Lo escribió el usuario "French Professeur". Primero la traducción al castellano y después el original en latín. Menciona que es de Carmen Campidoctoris y una fecha. Carmen Campidoctoris, también llamado Poema latino del Cid, escrito a finales del siglo XI o finales del siglo XII, no está claro. Es un poema en latín sobre el Cid escrito en el monasterio de Ripoll, en aquel entonces en el condado de Besalú, aunque poco antes de su fusión con el condado de Girona, ahora Catalunya. El autor es anónimo pero se cree que era eclesiástico. 

Primeras líneas del Carmen Campidoctoris.
El poema redacta varios errores históricos fruto, seguramente, del desconocimiento total de las hazañas del Cid probablemente debido a la distancia de dónde ocurrieron hasta el lugar de redacción en Catalunya donde las historias podrían llegar alteradas. La predilección de los escenarios propios de la Corona de Aragón, así como el emblema que utiliza el caballero hacen pensar que el autor no podia ser de otro lugar que no sea alguno de la Corona de Aragón. Tal y como dice el texto, aquí se explican otras armas para el Cid.

Pero esas armas hablan de un escudo en su totalidad de oro. ¿Quizá sea un campo de oro con un dragón también de oro? A falta de más pruebas, propongo tres posibles resultados, entre otros muchos:
De oro, una sombra de dragón.
De oro, una sombra de dragón.
De oro, un de dragón de sinople.
De oro, un dragón de sinople.
De oro, un dragón de gules.
De oro, un dragón de gules.
El único que cuadra exactamente con la descripción es el de la sombra de dragón. Pero la sombra es más que una rareza, es una extravagancia, una anécdota. Lo normal es cumplir con la primera regla de la heráldica. Si el campo es de metal, el dragón debería ser de color y a mi me parecería más propio de la heráldica la segunda o tercera propuesta aquí arriba representadas.

Carmen es la santa patrona de los Transformers, en concreto de los Autobots, los hombres coche, en inglés car-men.

Autobots.
Pero en este caso carmen significa poema o canción. Campidoctoris deberemos traducirlo como campeador, nombre por el cual se conocía anteriormente al Cid. De hecho, el nombre de Cid no aparece en el poema. Algunos creen que el poema se escribió para enaltecer a María Díaz de Vivar, segunda hija de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, ante la unión con Ramón Berenguer III, el conde de Barcelona, Girona, Osona, Belasú, Provença, etc.

Entradas relacionadas
  1. El Cid.
  2. Ruy, el pequeño Cid.
  3. El escudo de Arcalaus.
Ir a...

1 comentario:

  1. Pienso que la segunda y tercer propuesta tendrian sus puntos a favor por un lado el dragón de gules tendría la misma combinación de colorea que la señal real, por otro lado, al no blasonar un esmalte especifico para el dragón, tal vez se dava por sentado que estaba al natural o en su color, siendo el de los reptiles por lo general el sinople, se que aborreces el termino pero es una posibilidad

    ResponderEliminar

El comentario será bienvenido siempre y cuando respete las normas básicas de educación.