7 de mayo de 2016

Infamia (II)

NA cosa es tener fallos, y otra es no dar pie con bola. Detrás de cada entrada aquí publicada hay un esfuerzo orientado a mostrar lo que es propio de la heráldica y la forma de representarlo. Como no puede existir el bien sin el mal también os he mostrado ejemplos de como no debe utilizarse la heráldica. Hace poco publiqué una entrada con emblemas infames desde el punto de vista de la heráldica, hoy seguiré por aquella senda escarpada, angosta, intrincada, hecatómbica y peliaguda que no puede llevar nada más que al peor de los desastres.

En la anterior entrada os mostré escudos cívicos, escudos municipales. Hoy os mostraré escudos eclesiásticos. Si bien no dudo de la buena intención de sus portadores al escoger tal símbolo si que os digo que la heráldica no es lo suyo.

Esta es la segunda lista de emblemas heraldicoformes que representan una infamia a la heráldica:

  • Arzobispo Agostino Superbo.
  • Obispo Antonio Riboldi.

  • Obispo Dante Lafranconi
  • Obispo Jorge Enrique Serpa Pérez.
  • Diócesis de Querétaro.
  • Diócesis de Parañaque.

  • Cardenal Robert Sarah. Con una lanza y todo.

Y hasta aquí la segunda lista de infames. Proponed nuevos al correo electrónico del blog para una tercera entrega, si os apetece. ¿Cual es peor?

Entradas relacionadas
  1. Infamia (I)
  2. No es heráldico.
  3. Estados de Venezuela.
Ir a...

26 comentarios:

  1. Me cuesta decidirme entre la Diócesis de Parañaque y la galleta de monseñor Berzosa, pero el premio es para el monseñor porque no sabría describir los esmaltes ni lo que estoy viendo, mientras que la diócesis se podría blasonar (o eso creo).

    ResponderEliminar
  2. Voto por el escudo del Monseñor Riboldi, por ser uno de los mas carentes de composición heráldica y usar colores tan claros sin nada que los compense.

    ResponderEliminar
  3. Me pasa lo mismo. Me debato entre ese homenaje al Espíritu que parece más a María, de Monseñor, y el de la diócesis de Parañaque con ese degradado gules-púrpura-azur que, para mí, sería un verdadero enmarañaque blasonar.

    Mejor esperaré a leer más opiniones, que siempre revelan aspectos interesantes, antes de decir el voto definitivo. Comodín del público (seré).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El degrado de Parañaque también se iba a ganar mi voto pero si quitas eso y dejas un color por campo, queda algo mas respetable.

      Bueno eso y el estilo merengue de la M ¿sera fan?

      Eliminar
    2. No descartemos que googleara (¿Se dice así?) escudos por el Internet, y la primera "M" que encontrara (dicho sin mala intención y con deseo de que cierren buena temporada) fuera la del mejor club del s. XX.

      Eliminar
  4. Voto por la galleta del obispo Raúl Berzosa, aunque en total desacuerdo con la docta tesis de mi buen amigo, el Barón de Sórvigo, ya que un servidor sostiene que no es una galleta María sino Príncipe de Beukelaer debido a que se aprecia claramente el relleno de chocolate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como era yo el único que había mencionado la (galleta) María, quiero avisar de que no tengo el honor de ser el Barón de Sórvigo, ni he merecido nunca un título del Maestrazgo.

      Toda comparación es odiosa, pero en esta además... no quisiera que el auténtico merecedor de tales honores, vea su buen nombre mancillado, al ser comparado a mi humilde persona.

      Eliminar
    2. Lo sé Sr. Soliloco. Conozco personalmente al buen Barón de Sórvigo y mi referencia se debía a la entrada del Blog de Heráldica que enlazó Xavier:

      http://blogdeheraldica.blogspot.com.es/2011/09/armas-episcopales.html

      Por cierto, un servidor fue honrado con el Título del Maestrazgo de Barón de la Bahía de Cartagena, pero el único título que aparece en mis tarjetas es el de Ingeniero. ;)

      http://reinodelmaestrazgo.blogspot.com.es/2010/06/jefatura-del-estado-del-reino-del.html

      Saludos.

      Eliminar
    3. Aaah, otra vez no me fijé, y encima con las prisas olvidé decirle que, a pesar no ser de tan gentil cofradía, no descarto amistad alguna.

      Saludos.

      Eliminar
  5. TODOS son horrorosos, pero... la galleta María está a otro nivel. Creo que la única manera de hacer algo peor sería tener un campo con un sembrado de caramelos Sugus.

    Ahora que lo pienso... ¿habrá algún escudo que contenga una representación de jamón serrano?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su retorica pregunta llamo mi curiosidad y al parecer si que hay, Trevélez, Granada en su escudo lleva sobre un campo de sinople, un jamón de plata, aunque desconozco si es o no serrano.
      https://commons.m.wikimedia.org/wiki/File:Escudo_de_Trevélez.svg#mw-jump-to-license

      Eliminar
    2. Si por algo es conocido Trevelez, es por sus jamones. Un buen uso del jamón en heráldica.

      Eliminar
    3. ¡Sugus! Ja ja ja ¿Sería similar al billetado?

      Hace mucho tiempo hacía escudos para personajes imaginarios de un asunto medievalista. Ya entonces salió el tema del jamón, al plantear un emblema para el colectivo hispano. Algunos teorizaron sobre el tema, pero lo único que sacamos en claro fue una amena conversación.

      El caso es que más que un jamón, como el de Trevélez (buen aporte, Sr. Burguete) se hablaba de algo más parecido a lo que se ve en el corte. Todo un reto. En todo caso y si alguien lo hace, por favor, que venga entreverado de plata.

      Eliminar
    4. ¿Lonja de jamón? El "lonjado" tendría que ser una figura similar (mas no idéntica) al billete, por cierto entreverado de plata, y cuyo esmalte debería necesariamente ser gules o, siendo generoso, sable.

      NI MUERTO me comería un pedazo de jamón verde...

      Eliminar
    5. Ya sé, ya se que en teoría hay verados, contraverados, verados en punta, verados ondados, y verados potenzados. Ningún entreveradao, pero aquellos son escasos en estos lares y este ¿Quién podría rechazar un buen entreverado?

      Eliminar
    6. Lonjanado: sembrado de billetes con puntas redondeadas o roeles, según como se halla guardado el embutido al que se le hizo el corte.

      Eliminar
    7. No vi las respuestas ayer, lo siento. Prefiero el gules, pero antes que sable me inclinaría por púrpura, siempre que sea más púrpura que morado. El sable en este tema no es despreciable, pero mejor para el timbrado o, ya en plan "conceptual", construcciones del tipo "entreverado, de gules y plata, en punta de sable".

      Si va a ser lonjado o losanjado, prefiero la forma de billetes, quizá bastonados, a la de tortillos bezantes; la forma redonda me recuerda a los que se curan embutidos.

      Mi idea iba por otro lado. Quizá pasando a la acción, con un esbozo, me explique mejor:

      Escudo eclesiástico de gules verguetado de plata; filiera de oro. Timbrado con una mitra de sable, con ínfulas de sable y oro; y tenido por dos lansquenetes con sendos montantes y libreas de plata.

      Eliminar
    8. Su propuesta si da el pego a las lonsas, además que en la lejanía al difuminarse el verguetado se confundiría con un rosa.

      Y siendo un escudo eclesiástico, a los que se les suele dar importancia al significado, me atrevere, como el que pone los cuernos, a inventarle un significado a este:

      Escudo del electorado de San Antonio de la Lonja: la apariencia de lonja de jamón, que evoca a San Antonio y la obligación de alimentar al hambriento; la mitra nos dice que se trata de una diócesis o arquidiocesis y no de un obispo; los tenantes recuerdan a aquellos soldados que defendieron el altar de la catedral del ataque de los infieles.

      Eliminar
    9. Muchas gracias ...y mucha gracia contando la historia del escudo.

      Mi intención era barrar las ínfulas -estos olvidos- pero no deja de ser una chapuza. Sin embargo al leer la historia de San Antonio de la Lonja, se me ocurre que si dicho Arzobispado va unido a algún título histórico podrá acolar un espadón (y un báculo, a los lados de la mitra) y si además tuviera origen en algún insigne monasterio (con regla de San Agustín o alguna de monjes negros) podríamos ponerle un cordón. Sería quizá más sencillo. No sé, seguro que hay mejores opciones. Es solo por probar, también se aprende jugando.

      Eliminar
    10. Bien podría acolar una cruz Tau de azur, aludiendo a la extinta Orden de San Antonio, continuada en la clandestinidad dentro el arzobispado.

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Ea pues, va mi Mogotillo en su Color para el blasón de Monseñor Berzosa, tras ayudarme en lo dicho, para construir mi propio parecer, que justifico y razono:

    Todos son traducibles sin apartarse significativamente de lo que parece la idea o gusto original. En casi todos el resultado se ajustaría con cierta facilidad a lo que las normas básicas nos piden, pero en este la "María Dorada" (dicho con humor, querrá ser un pan ácimo) carga lo que parece una paloma blanca (leche no absorbida, efecto que agrava el "volcán de leche" moviente de punta, y el reguero que baja por medio y no consigo adivinar qué representa).

    Oro y plata, amarillo y blanco, Jerusalén y Vaticano, en un blasón eclesiástico. Por más que el campo fuera a gules, lo "censuro" por menos heráldico o más pretencioso.

    ResponderEliminar
  8. !Sangre de Cristo! Sus Excelencias Berzosa y Riboldi ciertamente han hecho un tremendo ridIculo, pero en general es imposible escoger de entre estos valientes esperpentos, que demuestran que la simbologIa en general, y la herAldica en particular, deben dejarse exclusivamente para los que conocen y dominan dichos temas. !Nada de amateurs!

    ResponderEliminar
  9. Recuerdo que, en algún momento de mi vida, leí sobre un grupo punk que se llamaba "Hostia peluda y los espermatozoides". No sé porqué la galleta de Monseñor me ha traído a la memoria a este grupode pseudo-música

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JA JA JA JA ¿Por qué será, que se ha acordado? JA JA JA JA

      Eliminar
  10. Con algo de retraso me decanto por monseñor Riboldi. Estaba difícil pero ese escudo metido en lejía es sublime.
    Saludos.

    ResponderEliminar

El comentario será bienvenido siempre y cuando respete las normas básicas de educación.