7 de mayo de 2016

Infamia (II)

NA cosa es tener fallos, y otra es no dar pie con bola. Detrás de cada entrada aquí publicada hay un esfuerzo orientado a mostrar lo que es propio de la heráldica y la forma de representarlo. Como no puede existir el bien sin el mal también os he mostrado ejemplos de como no debe utilizarse la heráldica. Hace poco publiqué una entrada con emblemas infames desde el punto de vista de la heráldica, hoy seguiré por aquella senda escarpada, angosta, intrincada, hecatómbica y peliaguda que no puede llevar nada más que al peor de los desastres.

En la anterior entrada os mostré escudos cívicos, escudos municipales. Hoy os mostraré escudos eclesiásticos. Si bien no dudo de la buena intención de sus portadores al escoger tal símbolo si que os digo que la heráldica no es lo suyo.

Esta es la segunda lista de emblemas heraldicoformes que representan una infamia a la heráldica:

  • Arzobispo Agostino Superbo.
  • Obispo Antonio Riboldi.

  • Obispo Dante Lafranconi
  • Obispo Jorge Enrique Serpa Pérez.
  • Diócesis de Querétaro.
  • Diócesis de Parañaque.

  • Cardenal Robert Sarah. Con una lanza y todo.

Y hasta aquí la segunda lista de infames. Proponed nuevos al correo electrónico del blog para una tercera entrega, si os apetece. ¿Cual es peor?

Entradas relacionadas
  1. Infamia (I)
  2. No es heráldico.
  3. Estados de Venezuela.
Ir a...