9 de marzo de 2015

Adán

E tanto en tanto busco libros relacionados con la temática de este blog en los archivos de Google Libros u otras tipo Open Library. Si el libro está libre de derechos de autor se puede descargar y así tengo para leer un rato lo mismo de siempre, porque poca cosa nueva te vas a encontrar entre diferentes manuales de heráldica.

De gules, dos fajas de oro.
A veces encuentro libros de forma casual. Al buscar cierta información esta aparece en algún libro de estos digitalizados. Uno de los que encontré hace poco es El Blasón Español o la ciencia heráldica de Ramón Medel. En este libro encontré lindezas como los significados de los esmaltes o sistemas teóricos de como infamar armas por varios motivos. 


Uno de ellos, por ultraje a una dama, lo cité no hace tanto en este plúmbeo blog. Teniendo en cuenta lo leido en este libro he vuelto a echar un ojo a ver que más decía, siempre desde la distancia y la credibilidad que esta obra me causa.

Ya en sus primeras páginas habla sobre el origen del blasón. En ningún momento informa del origen de la heráldica tal y como la conocemos. Dice que el primer escudo de armas conocido es el que llevaba el arcángel Miguel al expulsar a Lucifer del cielo.

De plata, una cruz griega pometeada de gules.
Comenta en el capítulo sobre el origen del blasón que las primeras armerías conocidas eran unas cruces rojas sobre escudos blancos. No habla de como era el escudo de lucifer, pero en este blog ya se trataron esas armas, así que podéis verlo cuando queráis.

Después de esta cita tan científica aparece otra, la del primer hombre con escudo. Evidentemente no podía ser otro que Adán. Sí, ya sabéis, el Adán de Eva. No se para que coño quería un escudo pero se le otorga uno y Ramón Medel dice que se trataba de un árbol con una serpiente enlazada.

Dado que el árbol era un manzano me atrevo a describir un blasón:
De plata, un manzano de sinople frutado de gules con una serpiente de sinople lampasada y encendida de gules enroscada al tronco.
Escudo imaginario de Adán. De plata, un manzano de sinople frutado de gules con una serpiente de sinople lampasada y encendida de gules enroscada al tronco.
Pues eso, Adán y Eva en el paraiso iban desnudos sin enemigos ni preocupaciones. No les hacía falta la ropa pero el escudo de armas para Adán era indispensable, no sea que un día Eva se enfadara y le tirara una piedra o algo así.

Entradas relacionadas
  1. Escudo del arcángel Miguel.
  2. Escudo de Dios y Satanás.
  3. Respeto a las mujeres.
Ir a...